7.11.15

Cuando confundes una máquina de café con un pendrive es que algo grave pasa


Esta mañana, mientras le echaba un vistazo al último de esos catálogos que suelen dejar las tiendas por los buzones de las casas, me llamó mucho la atención un artículo por su diseño futurista. Pensé que era un bonito pendrive, pero fijándome en la descripción más atentamente vi que era... ¡Una cafetera!

Adrede o bien sin querer, lo cierto es que los diseños modernos, sus líneas y sus formas tienden a ser bastante parecidos, independientemente de cual sea el artículo del que se trate. Si antes a primera vista se distinguía el aparato de manera muy clara, hoy es mucho más difícil. La funcionalidad se esconde tras las formas, la mayoría son formas limpias en las cuales no se distinguiría si lo que ves es una lavadora, una cocina vitrocerámica con horno, o un lavavajillas.




Ocurre lo mismo con los relojes, en los cuales, principalmente en los analógicos de última hornada (los llamados smartwatches) uno no sabe si es un modelo convencional o uno inteligente, incluso cuesta diferenciar cual es su marca, pareciendo todos clónicos unos de otros o fabricados en la misma fábrica y por el mismo fabricante (en algunos casos realmente es así).

La simplicidad de formas, puesta de moda con el iPhone, y con un rotundo éxito, lo ha ido devorando todo. En esos diseños la parte obvia, la práctica, la que da vida y sentido al aparato, se oculta por un acabado simplón, sin complicaciones. De tal manera que uno no sabe a ciencia cierta si está ante un teléfono, un MP4, una pitillera o un mando a distancia.


No es que odie este tipo de diseños que hoy lo inundan todo, pero a mí me gustan las cosas con carácter, con identidad. Que un reloj no solo sea un reloj, sino que lo parezca, no que intente aparentar lo que no es. No quiero dudar por la mañana al elegir un móvil, una cámara de fotos o mi diario, llevándome un reproductor de música en lugar de mi disco duro portátil.

Y si entramos en el campo de los accesorios, podemos perdernos. Cargadores auxiliares que parecen altavoces, y altavoces que parecen baterías secundarias. Algunos, si no es por el tamaño, apenas los puedes diferenciar.


Cierto que entre los complejísimos diseños, rayando la ciencia-ficción de un diseño alienígena, de aquellos móviles Nokia de finales de los noventa, y éstos, dista un mundo. Debería haber un término medio entre la asombrosa complicación de aquéllos (que a veces los hacía difícil hasta manejarlos, casos como el Nokia 7250 o el Nokia 7210 son un buen ejemplo de ellos) y la insulsa sobriedad de los "clónicos Apple", pero creo que se ha perdido un poco el norte en ese sentido.

Si en los años cincuenta y sesenta el diseño se destacaba por su clara practicidad, los ochenta y noventa por la excéntrica complejidad (los mencionados Nokia, y Casio como los Pro Trek PRT-350 o VCL-100 son un claro ejemplo), en estos años de principios de siglo se destacan por su "sosería". Las generaciones futuras que estudien estos artilugios que usamos hoy se darán cuenta de que se ha perdido buena parte de lógica, de que nuestra sociedad ha pasado de la magnificencia a la más cutre simplicidad, en donde todo parece una caja de cartón sin adorno superfluo alguno. Puede que nos estudien como los "clónico-apples", e incluso que a esos diseños les acuñen términos como "iphónicos", en clara alusión al aparato que inició todo esto.


No escondo mi preferencia a que, para mí, el diseño que más se acerca a lo que me gusta es el de los cincuenta y sesenta, encaminado a la funcionalidad e incluso por encima de todo lo demás, incluso por encima de la seguridad. Un buen ejemplo de esto son los parabrisas envolventes de aquellos años, inseguros pero prácticos a la hora de ver el tráfico a tu alrededor, o las lunas posteriores partidas de algunos coches, como la del Chevrolet Corvette de 1963.

El diseño en los noventa era más fantasía que otra cosa, con formas y elementos que intentaban aparentar más de lo que eran, donde se vivieron algunas llamativas excentricidades, como los NF-10 o NF-11 de Casio, o modelos de coches como el Ford Probe.


En los ochenta quizá se encuentre el diseño más equitativo de todos. Muchos dispositivos parecían espectaculares, con botones por todos lados, porque realmente lo eran: los relojes Casio de juegos, los modelos con calculadora o los mismos walkman.

Ahora las virtudes y funcionalidades del aparato se intentan ocultar, los teclados qwerty han desaparecido, aunque siguen estando ahí, ocultos en la misma pantalla, virtualizados. Apple, como empresa de software que es, tiende a darle la mayor importancia a la parte "invisible", dejando de lado la parte física como si fuera algo accesorio, sin importancia. La exigencia de Steve Jobs de que el primer iPhone constase únicamente de un botón físico es bien clarificadora de esto.


Pero, ¿y la relación del hombre-máquina? Como nuestros brazos y manos, se supone que esa parte de hardware es lo que relaciona a la máquina con nosotros, son sus "piernas y brazos". Si se la quitan, se la retiran, solo nos relacionamos con algo virtual, con su parte "espiritual", su alma, sin experimentar la riqueza y el placer de poder tocar "su cuerpo". El exterior, sus elementos, no son una simple carcasa vacía como nos quieren hacer creer, son parte esencial de la máquina, también parte que nos une a ella y nos hace quererla.

Por supuesto, como en los humanos, lo importante es su interior, de nada sirve un bonito "chasis" si por dentro está vacío, pero necesitamos también ese valioso conjunto de piezas que hacen de la máquina un cuerpo completo, diferenciador y que nos atrae más o menos. Claro que si todas son iguales por fuera, como ocurre ahora con los diseños, no hay peleas ni protestas en cuanto a la toma de decisiones al elegirla o preferirla por encima de otras, pero entonces ¿dónde queda la atracción física y el enamoramiento?


| Redacción: Radio Ibérica

5 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que hoy en día el diseño esta casi todo clonado, muchos objetos actuales son muy parecidos entre si y sus materiales son de baja calidad, actualmente se copian los diseños que tienen éxito y de este modo es normal ver como bien comentáis en el artículo como muchos aparatos que no tienen nada que ver entre sí se parecen mucho a los iPhone por ejemplo, actualmente te venden un diseño arquetípico de éxito, el éxito de los primeros iPhone 4 , iPod se debía en parte a que en sus diseños se mantenía la proporción aúrea (Progresión de Fibonacci) esto unido al color blanco y a la facilidad de uso acababa dando una imagen de perfección, el problema es que todo eso se esta perdiendo en los nuevos diseños de Apple por lo que poco a poco se esta convirtiendo en una marca más de productos electrónicos.



    En el tema de los móviles solo hay que ver los Smartphone, actualmente son una pantalla sin apenas botones, es como si cogieras una PDA de las de antes como una Palm T5 y te la pones en la oreja, en su día me parecía surrealista y hoy en día sigo pensando lo mismo, nunca he podido llevar un móvil sin botones a la vieja usanza, ya no se hacen móviles como los Nokia 7500 o el impactante diseño casi perfecto del Nokia 3500 entre muchos otros, ahora solo ves ladrillos por las calles.

    La gama básica de Nokia, la serie 1000 ( 1100, 1200,1616, 100, 105, 108…) es el equivalente de la serie F de Casio ( f-91, f-28, f-105…) , este tipo de productos están pensados y diseñados para ser prácticos y punto, son diseños baratos y duraderos, este es el tipo de estética que falta hoy en día.

    Por si esto fuera poco este tipo de diseños sencillos en los móviles también encierra internamente una arma letal como el del Nokia 105 que apenas tiene impacto sobre el medio ambiente, mientras que el iPhone 6 es un desastre: http://www.malavida.com/analisis/cual-es-el-impacto-ecologico-de-un-movil-asi-contamina-un-telefono-005716


    En general me gustan los diseños que estén pensados para productos que tengan un uso concreto y no los clones estéticos de hoy en día, que sea de buenos materiales, sencillo de usar y que este ideado para durar lo máximo posible, esto hoy en día y por desgracia apenas se ve, hoy en día estamos en la era del Tutti Frutti tecnológico, vamos, perfecto para encontrar diseños totalmente antiestéticos, un caos que facilita que la gente vuelva a los diseños Vintage de épocas pasadas.

    ResponderEliminar
  3. El diseño tipo "tableta de chocolate" del iphone vende. A mí tampoco me gusta, pero vende. Los Nokia tenían cien mil diseños, era fácil encontrar el tuyo y que fueras por la calle contento de ese móvil, la gente hoy no se de que esta contenta, su móvil es igual al otro que al otro que al otro. Vale y les gusta y venden a patadas, pues andando.

    Lo más raro es que hablas con gente (y eso estoy cansado de oírlo) y están hartos y dicen lo mismo todo, que ahora los móviles son un trozo de tabla que no tienen encanto. ¿Por qué los compran? Es que no hay otra alternativa, por eso pienso que nos venden lo que les interesa vendernos, no lo que necesitamos ni lo que queremos. Y si no te gusta tranquilo porque te atormentan a publicidad y te lo tienes que tragar quieras o no.

    ResponderEliminar
  4. Interesante reflexión, y si, yo también pienso que vamos como un péndulo de un extremo a otro, siendo probablemente el diseño en electrónica de consumo, el mejor en los 80.

    Sobre el comentario de Apolino Apolinos, llevo un tiempo dándole vueltas a tener un móvil básico que me pueda llevar por ahí sin estar pendiente del cargador. Acabo de verl el Nokia 105, y me he quedado flipado con sus especificaciones. Hasta 35 días de autonomía en standby, y eso cuando que un Galaxy G6 te dure más de 35 horas ya es un logro. De modo que buena comparación con el F-91W.

    Lo malo? Para mi que no puedan ejecutar ningún port de Whatsapp, o mejor, la mensajería de código abierto Telegram. Es decir, si me voy, no quiero tener que pagar por los SMS. Sería como pedirle al W-59 que fuera radiocontrolado, lo se.

    ResponderEliminar
  5. Hola Guti, cualquier móvil sencillo de Nokia te aguantará fácilmente un par de días a pleno rendimiento, si encima se le da poco uso es fácil llegar a la semana sin problemas, los móviles más pequeños son los que tienen más autonomía como el nuevo Nokia 105 (2015) muy mejorado con respecto al anterior modelo del 2013, yo tengo actualmente Nokia 108 y estoy encantado (no uso Wassap), tiene de todo desde un punto de vista básico y tanto la señal como la calidad auditiva es sensacional, de todos modos el Nokia 100 es el mejor móvil para darle un uso básicamente como llamadas y para enviar algunos mensajes SMS ocasionalmente, estos móviles no tienen Wassap.

    En la página de Wassap tienes los modelos de móviles Nokia (S40, S60) que admiten Wassap, cualquier móvil de Nokia con teclado te va a durar mínimo 20 días en standby , un móvil que te iría muy bien es el Nokia X2-00, también uno con WIFI chulísimo y con muy buena autonomía es el Nokia 302 con una batería de 1320 mAh, yo escogería como segundo móvil o móvil principal uno con teclado, con buena batería y con una pantalla de al menos 2.4´ Pulgadas.

    Wassap Nokia: http://www.wassap.org/wassap-nokia/

    ResponderEliminar

El Imperio