26.7.17

¿"Colgar" la bicicleta?


Desde hace un tiempo me llevo planteando esa posibilidad, y cada vez con más insistencia. Y si algo se repite tantas veces y tan a menudo es por algo. Desde que tengo uso de razón tengo bicicleta, con mis veinte y pocos años hice tantos kilómetros recorriendo las carreteras de mi región que ya ni recuerdo. De hecho, la mayoría de carreteras y lugares que fui conociendo de mi Comunidad lo hice en bicicleta. Pero desde hace unos años hasta ahora veo que nada es lo mismo. Hago una "ridiculez" de kilómetros (bueno, para algunas personas puede que no lo sean, pero para mí son muy pocos) y me cuesta un mundo luego volver a estar en forma, lo que en el argot ciclista se conoce como "recuperar".

Y es que los años no pasan en balde. A mis cuarenta y pico de años, y tras toda una vida encima de una bicicleta (con muchísimos sustos, por cierto), viendo cómo poco a poco las carreteras se iban convirtiendo en autopistas y cada vez salir a la carretera es jugarte la vida, lo que menos me habría imaginado que me echaría fuera del sillín puede acabar haciéndolo: la edad.

23.7.17

Nueva aplicación: subIRC


Llevo varias semanas trabajando sobre una aplicación de IRC, se trata de un cliente para IRC denominado subIRC, y que he esperado hasta la versión 1.7 para ponerlo a disposición de todo el mundo por varias razones. La primera de ellas -y la principal- es que no tenía mucha prisa en difundirla, porque a día de hoy casi nadie se interesa por el IRC (la mayoría de gente no sabe ni lo que es, ¡e incluso los que se conectan por chat ignoran que están dentro de un servidor de IRC!). La segunda, es que quería ir añadiéndole funcionalidades y características que, debido a mis problemas con el ordenador (y en general, con el sitio en donde estoy viviendo, que todo influye) para ir programándolo tenía que aprovechar ratos muy puntuales.

Ha sido un trabajo de ir puliendo el cliente de IRC para hacerlo lo más cercano a como a mí me gustaba que fuese, con un equilibrio entre ligereza, posibilidad de ofrecer información de lo que ocurre en el IRC, o bien la posibilidad de que no nos moleste mientres estemos conectados.

21.7.17

¿Por qué los que estudian en colegios "de curas" acaban odiando la religión?


Durante estas vacaciones muchos serán los chavales que se inscribirán y pasarán (o habrán pasado ya) algunas semanas en campamentos de verano (o de invierno) organizados por órdenes y/u organizaciones religiosas. Los claretianos, salesianos, y muchas diócesis, organizan ese tipo de campamentos en donde, a primera vista, todo el mundo sale ganando: los chavales se distraen, a los padres se les quita un peso de encima porque así pueden tenerlos ocupados en unos meses en los cuales no hay colegio, y los organizadores se sacan un dinero, que nunca viene mal.

El problema es que, la mayoría de esos campamentos -sino todos, al menos todos los que he visto- apenas se diferenciarían de cualquier otro campamento secular organizado por cualquier asociación de lo más pintoresca. Campamentos que podrían ser aprovechados para la salvación, la catequesis, y el crecimiento espiritual de los muchachos, son la mayoría de las veces usados simplemente para fiestas, comilonas, excursiones, bailes, "ligoteos", escarceos, gamberradas y actividades parecidas con el único fin de "matar el tiempo", lo cual no está mal, pero ¿qué diferencia, entonces, un campamento organizado por unos religiosos, de otro cualquiera? En muchos de los casos, nada. No hay ninguna diferencia.

14.7.17

¿De verdad está usted seguro de irse?


Una de las costumbres que solemos tener los que escribimos aplicaciones informáticas es darle al usuario una "última oportunidad" para si decide arrepentirse de algo antes de cerrar la aplicación. Es lo que en el argot se denomina "diálogo de salida" y que incluso hasta algunas RADs (como Delphi) implementan entre sus eventos (el de cierre).

Este diálogo era bastante habitual (y útil) en aquellos programas escritos para DOS (o para ordenadores con un entorno no gráfico, en general), principalmente procesadores de textos. En ellos era costumbre el manejo mediante atajos de teclado ya que el ratón era más lento (y tedioso) de usar. Era común que el usuario, a veces por costumbre, otras por inercia y/o sin querer, enviase el atajo de teclado de salir antes de que se guardasen las modificaciones introducidas en el documento.

30.6.17

EboPorta: nunca fue tan fácil hacer marcas de agua ni portadas de libros


Durante dos días he estado aprovechando cualquier rato para lograr sacar adelante con el Lazarus esta aplicación portable. La razón de hacerla es que llevo ni se sabe buscando un programa que me facilite diseñar portadas rápidamente para libros, es decir: que metas la imagen de un libro, y puedas escribir los datos de la portada "y andando". Cierto que eso se puede hacer con cualquier editor de imágenes, pero quería hacerlo rápido, portable, y ligero, no tener que instalar toda una suite de edición.

Lo más cercano que encontré fueron los editores de marcas de agua, pero te puedes sorprender con la de absurdos que ofrecen: por un editor de marca de agua "chapucero" llegan a pedir casi cien euros (¡o más!), y encima muchos de ellos, para rizar el rizo, requieren por obligación instalar el horrendo framework de .NET. Por supuesto, de pedir que sean portables o freeware, olvídate.

El Imperio