15.11.16

WriterMachine, para hacer de Twitter algo menos monótono


Desde hace muchísimo tiempo Twitter es una de mis redes sociales preferidas (sin ser la mejor, pero creo que entre todas las malas es la menos mala). El problema que siempre tuve con Twitter son sus puñeteros 140 caracteres, eso de empezar a escribir y ver de repente cómo las letras se van quedando en rojo y te das cuenta de que, por mucho que resumas y sintetices el texto, no expresa lo que quieres contar y acabas convirtiéndolo en una especie de telegrama sin pies ni cabeza.

Por otro lado, en las redes sociales tiene una gran importancia el incluir una foto. Llama muchísimo la atención, y atrae más a los lectores, el ver algo de color que no un simple texto.

8.11.16

Mi moto favorita se actualiza: nueva Peugeot Metropolis 2017


Aunque tengo pasión por las bicis, tampoco les hago ascos a las motos, sobre todo si son de tipo scooter y, sobre todo, si son de tres ruedas. Mi favorita (y de momento inalcanzable) entre los pocos -todavía- modelos que se pueden encontrar en el mercado, era -y es- la Peugeot Metropolis. Aun siendo una moto, era la que más aspecto tenía de moto robusta e imponente (no en vano la fabricó Peugeot con apoyo del departamento de automóviles de la marca francesa), muy superior a sus rivales de Yamaha, Piaggio o Gilera. Como seguramente sabéis, estos vehículos se conducen con el carnet de coche (el B), y legalmente hablando no se consideran motos, sino cuatriciclos ligeros.

Con ocasión del salón del EICMA (en Milán), Peugeot presenta ahora una actualización de esta moto, que supone la 2ª generación de un vehículo que, a mi modesto entender, poco tenía que mejorar (era insuperable y sus rivales están, y estaban, muy por detrás).

Conectica y Zeptor: guerra de operadoras


Un relato de Bia Namaran.


Primero fue Zeptor, ofreciendo tarifas planas y mensajes SMS y multimedia (MMS) ilimitados, a lo cual Conectica respondió con tarjetas prepago sin caducidad y con conexión de datos gratuita hasta dos gigabytes de datos. Esto no debió gustarle mucho a los responsables de Zeptor, que igualaron esa oferta e incluso la mejoraron elevando esa cantidad de tráfico hasta los tres gigas. Y ahora, Conectica ha dado otro paso más, yendo hasta sus terminales, los cuales tendrán renovación gratuita a los tres años, siempre y cuando el primero de esos terminales haya sido adquirido en propiedad bajo el operador del Grupo ASSI.

Es solo un síntoma de hacia dónde está yendo esta tecnología, con ofertas en donde se ve claramente la preponderancia de los grupos empresariales controlados por las hermanas Sjoberg, ante los cuales el resto de competidores no pueden más que quedarse mirando expectantes, ya que tanto ASSI como INSI se benefician de poder contar con satélites de comunicaciones propios, lo que les da una enorme ventaja ante la cual el resto de competidores no pueden responder.

Perdición y fracaso de un poeta (yIII): My number is three


Un relato de Bia Namaran.


Llegamos a Radio Ibérica en donde Jorge Admiral, el locutor, junto con el director de la emisora nos recibieron entre gran expectación de los empleados. Nos llevaron a una sala de reuniones y, aunque Astrid no iba a ser entrevistada (por supuesto a ella no le agradaba nada), sí dejó claras unas pautas: que no me hiciera preguntas sobre mi marcha y sobre las razones de VAV al tomar esa decisión. Por supuesto, Jorge se quedó sorprendido, como diciendo: "si no hablo de eso, ¿de qué voy a hablar?", pero no se atrevió a contradecir en modo alguno a Astrid.

A continuación me dirigí con Jorge al estudio y, ante la atenta mirada de Astrid y el director tras los controles, el programa comenzó. Tras la cabecera musical, Jorge empezó a hablar con voz muy animada:
- ¡Muy buenos días, chicas y chicos! Soy Jorge y este es tu programa musical favorito, donde encontrarás entrevistas y la mejor música del momento. Y hoy os traemos una gran sorpresa, no os lo perdáis. Os doy una pista.

¿El turismo nos salvará?


Yo tuve la desgracia (o la suerte, depende) de pasar los años de mis estudios básicos en un clima de gran depresión. Eran los años de la reconversión industrial y naval, que dejó a los astilleros en la cuerda floja y enviaron a miles de trabajadores al paro. En una ciudad portuaria como era donde yo vivía, aquello afectaba a muchas familias y, por supuesto, a muchos de mis amigos y compañeros.

Ya por aquel entonces recuerdo cómo nuestro profesor nos hablaba del turismo como una de las soluciones y de las salidas para nuestro futuro y, en realidad, para regiones como la nuestra.