17.1.17

Prueba: zapatillas Lotto Zenith VIII


El fallo con la elección de las Yumas Lander me hizo tener que volver de nuevo a buscar unas zapatillas lo más equilibradas posibles entre la calidad, y el coste. Sé que no hay que pedir peras al olmo, y que rozando los cincuenta euros el mercado de las zapatillas es tremandamente complicado, con muchas marcas tentándonos con productos muy baratos, y unas pocas "escondidas" con productos muy buenos, así que encontrar la joya, o la marca (o modelo) que destaque entre tanto maremágnum es una tarea casi titánica.

En este sentido quería un poco alejarme del mercado de las zapatillas puras de trekking por varios motivos (aunque al final adquiriría otras, por simple casualidad y para aprovechar la oportunidad de ofrecérmelas el distribuidor de Paredes), entre ellos estaba un periodo de adaptación prolongado (aún recuerdo los primeros días de dolor con las Yumas Lander y para, al final, durarme unos dos meses, no quería volver a pasar por ello). Como bien sabéis, a las zapatillas convencionales, de running o de ruta, uno se acostumbra muy rápido, mientras que las más duras de trekking es más cuestión de empeño (o de elegir un modelo de altísima calidad que nos facilite ese periodo) que de otra cosa.

Seguir leyendo en Duraderos »

16.1.17

La invasión de la publicidad descontrolada


Una tormenta de publicidad. Es eso lo que nos encontramos la mayoría cuando visitamos una página web de las llamadas "generalistas", de los medios periodísticos "convencionales" (en referencia de aquellos que han venido -o aún permanecen en parte- de los periódicos en papel o de las revistas).

Antiguamente, la publicidad no molestaba. Era incluso divertida, entretenida. Es cierto que podía llenar la página del diario, pero si querías te detenías a leerla o, sino, pasabas de largo. Hoy eso es imposible. Los fondos de publicidad han llenado las páginas y portales, de manera que aunque te intentes centrar en leer el artículo, tienes a la publicidad siempre presente, de fondo.

El curioso calendario "analógico" del Armitron 40/8373


Un inciso nuevamente para traer relojes digitales al blog, en este caso de la mano de Armitron. El modelo de Armitron es el que ellos denominan "Sport Watch", aunque en realidad técnicamente es el Armitron 40/8373. No tiene mucho de especial, y no lo traería aquí si no fuera por dos cuestiones: una, su bonito y limpio display, que estropea totalmente una caja "reutilizada" del diseño de sus ana-digi, y la otra es la curiosa visualización de calendario que posee.

Con el de Armitron probablemente muchos os echéis las manos a la cabeza, pero también hay que verlo en perspectiva, y es que por los 30 $ que cuesta el reloj tenemos un digital muy completo con iluminación EL, alarma, doble horario, cronógrafo, temporizador y señal horaria. O sea, tenemos un reloj enormemente completo.

15.1.17

Espectaculares los nuevos ODM 3 Touch Digital (SU101)


Con la marca de Hong-Kong ODM tengo una cierta afinidad, y es una por las que siento más debilidad desde su lanzamiento del modelo LCA, el bonito MY04 Sunstich. Este nuevo modelo, el ODM SU101, es un buen ejemplo de la innovación y el buen hacer que en ODM nos tienen acostumbrados. Se trata de un reloj digital con interfaz táctil, un modelo espectacular donde los haya y, además, muy completo.

Por si todo ello fuera poco, en su estética, al contrario de tantos displays invertidos -que es parece la única solución que muchos encuentran para hacer un digital llamativo-, en ODM han recurrido también a versiones a color, manteniendo el filtro polarizador en positivo.

Casi medio centenar de packs de la WriterMachine


Cuarenta y dos packs, nada más y nada menos, que he ido realizando hasta ahora para la WriterMachine. Lo cierto es que no pensaba que llegaría a tal volumen, pero es que en la WriterMachine se combinan dos aspectos que me gustan bastante: el diseño, y la programación.

No voy a caer en la vanidad de decir que el diseño de los packs sean la octava maravilla del mundo, pero a mí me gustan, cumplen bastante bien su función y, además, tienen algo importante: su diseño permite que los pueda hacer más o menos rápido. Si no se complican demasiado puedo tener acabado uno en media hora (o un poquito más). Lo cual, para una interfaz gráfica de usuario, es bastante meritorio.

El Imperio