5.2.16

El práctico portarrecambios de Inoxcrom que se convierte en bolígrafo


Debían de ser principios de los años ochenta cuando mi padre llegaba a casa algunas veces con recambios para su bolígrafo. Recuerdo que en ocasiones nos daba el recambio y, a veces, el recambio y el portarrecambio, y lo usábamos como un bolígrafo convencional. Inoxcrom tenía el acierto (y la genial idea) de comercializar el cilindro de plástico del portarrecambios en forma de caña o carcasa de bolígrafo. Así, ante una urgencia o si no tenías tu bolígrafo a mano, podías utilizar el portarrecambios como si fuera un boli, salvándote de la situación y propiciando la reutilización ya que podías emplearlo (como nuestro caso) como boli "de batalla" para tus hijos, o bolígrafo de emergencia.

Yo creía que eso había dejado de existir hacía mucho, de hecho ya ni me acordaba de estos portarrecambios. La mayoría de las veces que adquiero los recambios de Inoxcrom lo hago en centros comerciales, donde suelen venir en blísters (o blísteres) de un par de ellos. En las tiendas, además, Inoxcrom los vende sueltos, pero en un cilindro con un aspecto y embalaje mucho más cuidado y espectacular que el antiguo, pero eso sí, mucho menos útil.




El portarrecambios actual es un simple cilindro con dos tapas pequeñas a cada lado, que pueden retirarse (cualquiera de las dos) para extraer el recambio. Como he dicho su aspecto y presencia es simple, pero muy cuidada y práctica para el transporte pero, obviamente, no puedes usar su carcasa como si fuera un bolígrafo.

Pero ayer me ha sorprendido descubrir que en las tiendas (al menos en algunas) todavía puedes adquirir el formato antiguo, el clásico, "el de toda la vida", obteniendo el recambio en un cartucho que, a la par, también se transforma en boli.


Me ha alegrado enormemente que Inoxcrom siga apostando (y ofreciendo) este tipo de productos, que continúan una fantástica filosofía antigua y probada de que las buenas ideas, si funcionan y son útiles, mejor no sustituirlas por otras "por que sí", "por la moda", por el simple hecho de cambiar. De eso tendrían que aprender -y mucho- los desarrolladores de software, empeñados en lanzar sucesivas versiones una tras otra solo para seguir vendiendo licencias y para dejar obsoleto lo más rápidamente posible su aplicación precedente.

En cuanto al recambio en sí, no es una simple y sosa pieza de plástico, está llena de genialidad y tiene un diseño muy bien pensado. Inoxcrom podría haber recurrido a ponerle el tapón de cierre a presión, como tiene el portarrecambios actual, pero en éste, ya desde bien antiguo, el tapón de cierre es a rosca. Eso significa que puedes presionar sobre el papel sin miedo la punta al escribir, y también significa, además, que puedes usarlo muchas veces y para muchos recambios. Por ejemplo, puedes guardarlos para tener cuando quieras bolígrafos de emergencia.


Pero la mejor de sus funciones (y la que más nos resultará útl a todos los que usamos este tipo de bolígrafos) es que puedes usarlo para ponerle el recambio de tinta antiguo en tu casa, y así aprovecharlo sin miedo a que te quedes sin tinta en algún lugar. De esta manera llevarás en tu bolígrafo, contigo, el nuevo recambio, y para tu casa o trabajo podras usar el portarrecambios hasta que su tinta se agote.

Esta forma de pensar y de ofrecer soluciones alternativas propia de los fabricantes de antes, por desgracia cada vez se está perdiendo mas. No solamente porque desaparecen ese tipo de fabricantes (que también) sino porque la vorágine actual de estrenar, de comprar y tirar y de sustituir en lugar de reaprovechar o reutilizar ha ido devorando y haciéndose protagonista en todos los campos y sectores, muchas veces por culpa de la baja calidad de artículos hechos en China donde casi al estrenarlos ya se rompen o deterioran.


Antes un bolígrafo, un reloj o unos zapatos eran un objeto que había que cuidar. Se aprovechaba (como en este caso) hasta la última gota de tinta y sólo cuando no era posible exprimirlo más, se deshacía uno de él. El fabricante, además, te apoyaba en esa labor facilitándote las cosas, vendiéndote con el recambio un portarrecambios que no subía el precio ni suponía gran complicación técnica fabricarlo (el portarrecambios sigue siendo, básicamente, un cilindro de plástico y, por supuesto, carece de muelle o pulsador alguno) pero con un diseño soberbio en su sencillez que cumplía perfectamente esa doble labor: la de servir de bolígrafo auxiliar y, por supuesto, la de servir de envase protector para el propio recambio.

Para mostrar todo esto fijémonos solamente en un pequeño detalle: el largo cilindro de metal sobre el que pivota la punta en este tipo de recambios tiende a que, al escribir, la punta "baile". En el portarrecambios Inoxcrom lo ha tenido en cuenta y el agujero de salida tiene las medidas justas para que esto no ocurra. Esto tiene su lado negativo: que la punta se queda fija, "pegada", en la caña. Pero para extraerla no se requiere artilugio alguno ni "fuerza bruta", el propio tapón de cierre sirve como útil tanto de empujar el recambio como para mantenerlo en su sitio, y así podemos prescindir de mecanismo de muelle.


Portarrecambios Inoxcrom 1
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 2
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 3
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 4
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 5
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 6
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 7
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 8
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 9
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 10
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 11
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 12
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 13
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 14
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 15
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 16
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 17
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 18
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 19
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 20
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 21
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 22
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 23
Portarrecambios Inoxcrom
Portarrecambios Inoxcrom 24
Portarrecambios Inoxcrom


| Redacción: Bianamaran

13 comentarios :

  1. Madre mía, la de tiempo que hacia que no veía este tipo de portarecambios de bolígrafo, los había olvidado por completo, yo los he comprado alguna vez para hacer exámenes y eran geniales, esto si que es ochentero, hay que ver lo bien que aprovechaban antes las cosas.

    Gracias Por la información, a ver si tengo suerte y me encuentro con algún portarecambios Inoxcrom de estos tan sensacionales en alguna tienda. ¿Qué te ha costado el portarecambios Inoxcrom? Creo haber visto algo similar por 1.50 Euros , no estoy seguro, me lo enseñaron en una papelería con mucha gente y no lo pude ver bien.

    ResponderEliminar
  2. Sí, en torno a los dos euros, Apolino (aunque si no recuerdo mal el de tinta gel es un poco más caro, dos y poco).

    Ya te digo, yo creía que habían pasado a mejor vida hacía decenas de años :D Fue una alegría re-encontrármelos.

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo también lo populares que se hicieron en los 80, y les tengo mucho cariño. Aunque la verdad que como tu al principio, no sabía que siguieran existiendo.

    Son restos de stock, o un formato complementario al del blister?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que no pregunté, pero cuando hice toda la procesión buscando mi bolígrafo que me pateé librerías sin parar, en varios sitios me decían que los tenían. En este caso el de tinta azul venía en el cilindro ese tan chulo, pero en tinta negra lo tenía en ese otro antiguo.

      Eliminar
    2. Por cierto que el blíster solo lo ví en centros comerciales, en librerías nunca me sacaron un blíster.

      Eliminar
    3. Es que -seguro que os acordáis- el portarecambios antiguo te venía con el tapón a color. O sea, que si el tapón de arriba era azul, la tinta era azul, y si era negro, la tinta era negra.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Ayer por la tarde tuve la suerte de encontrar en una papelería un expositor con estos bolígrafos en diferentes colores, al final me decidí por el azul, me costo 1.25 Euros que no esta nada mal de precio., es el bolígrafo más humilde que conozco.

    El recambio de Inoxcrom tiene una sorprendente capacidad de escritura de 5.900 metros (el metálico 6.500 metros ) con esta cantidad de tinta tienes bolígrafo para aburrir, un bolígrafos de estos de Inoxcrom te dan tranquilamente para 1 curso entero de uso intensivo de facultad y de Universidad, para acabar la tinta de estos bolígrafos hay que ir a saco, yo recuerdo ver algún bolígrafo de Inoxcrom por casa para tomar notas de todo tipo que han funcionando año tras año sin cambiarle el recambio, parecen eternos, son como los relojes Casio f-91.


    Para que os hagáis una idea un Boli Bic tiene 1.683 metros de escritura, el Staedler 430 M (mí favorito de cristal) tiene 3780 ¡casi nada! El Stabilo Bionic 4140 metros.

    ResponderEliminar
  6. ¿Los encontraste? Que gran noticia, al parecer no es algo exclusivo de unas pocas papelerías, me alegro mucho.

    Muy curioso lo de los metros de tinta, nunca me había fijado en eso. Es muy interesante.

    ResponderEliminar
  7. Pues aprovechando que necesitaba cartuchos de estilográfica, ayer aproveché para ir a Abacus, y ver si me hacía además con uno de estos.

    La tinta de estilográfica estaba agotada, por lo visto la habían encargado hace más de un mes, pero no se la servían. Me dio mala espina. No se que tal le irá a IXC e Inoxgrup, quizás no muy bien.

    ResponderEliminar
  8. En este video de TVE se puede ver como se fabrican los bolígrafos, se personalizan y como se fabrican las cargas recambio de Inoxcrom ( minuto 10 en adelante )

    Video: fabricación de un bolígrafo (Inoxcrom) https://www.youtube.com/watch?v=SwAGVHHTkl0

    Parece que Inoxcrom ha encontrado en la personalización de bolígrafos para empresas y corporaciones una forma de salir de la crisis, seguramente en una era como la actual tan digitalizada los bolígrafos están quedando un tanto obsoletos.

    PD. Quita el enlace del Video si no lo tiene a bien.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante el vídeo. Gracias Apolino

    ResponderEliminar
  10. Pues otro indicio de que no pinta bien, es la filial de Inoxgrup, es decir, el dominio Inoxcrom.es, está muerto: http://www.inoxcrom.es/

    ResponderEliminar

El Imperio