30.9.15

Cuando la radio te informaba del número de transistores


El paso de las válvulas de vacío o termoiónicas, que había que esperar a que se calentaran para que la radio empezase a funcionar, a los transistores de estado sólido, trajo consigo toda una revolución en la electrónica. En ese campo fue sin duda uno de los mayores avances jamás visto por los hombres. No solamente permitió producir aparatos electrónicos más pequeños, ligeros y robustos (y también de menor consumo), dando paso a partir de entonces a lo que se conocería como microelectronica, sino que también abarató los precios de los circuitos (ahora sí, integrados), pudiendo reunir toda la circuitería en una placa y favoreciendo su producción en masa.

Durante los siguientes años el transistor fue haciéndose con el mercado, sustituyendo en casi todo a las válvulas de vacío. Uno de los primeros aparatos en aprovecharse de este significativo avance fue indudablemente la radio. Hasta tal punto influyó en su historia que a la radio se la llegó a denominar "transistor", equivocadamente porque para ser justo tendría que ser "transistores", ya que un receptor de radio lleva varios.




Por esa misma razón antiguamente era habitual que el fabricante informara sobre el número de transistores que llevaba el receptor que vendían. Como si de los rubíes de un reloj mecánico se tratase, se suponía que, cuanto más transistores llevase la radio mayor era su complicación y, por lo tanto, su calidad. Era habitual que en el exterior de la radio se pusiera la información de que su circuito incorporaba seis transistores, aunque también las había de ocho, e incluso de diez.

A nivel popular, de la calle, con un público poco habituado a terminología electrónica, con la única información que daban los periódicos como el principal medio periodístico, y la radio aún en sus primeras manifestaciones de popularidad, el número de transistores escrito en la carcasa era la única "guía" de conocimiento para los potenciales compradores de esos aparatos.


La estética de la radio en aquellos años cincuenta y sesenta era otra de sus características y singularidades más llamativas. Muchas marcas seguían la imagen de los automóviles, y en algunos aparatos se podía ver un diseño que recordaba a los famosos diseños de los motores V 8 o V 6, aunque en este caso, por supuesto, haciendo referencia al número de transistores y no al número de cilindros.

En otros casos, en un guiño al más puro estilo art-decó, esa información del número de transistores iba con el número escrito, todo ello con toques brillantes y cromados, como los automóviles.


Para los años setenta y ochenta ese estilo de receptores de radio ya había desaparecido, aunque todavía algunos fabricantes añadían el término de "solid state" ("estado sólido") en referencia a ese mismo tipo de circuitería que abriría una brecha, un antes y un después para siempre, en la historia de la electrónica y su desarrollo y popularización.



| Redacción: Radio Ibérica

5 comentarios :

  1. Pues nunca me había fijado en eso. Es curioso. Exactamente como decís. Cuando algo es tecnológicamente avanzado, un recurso caro, o algo nuevo, se da a conocer.

    Los rubís de un reloj como bien apuntáis, cuando eran caros, y más rubís indicaban mejor reloj, las 16v, la inyección o el ABS en los 80, que se incluían junto al anagrama del coche, ...

    ResponderEliminar
  2. ¡Es verdad! O las "Cinco velocidades" de algunos de los coches de los ochenta. Ahora si tuvieran que ponerlo todo tendrian que hacerlo en todo el lateral del coche: ASC, ABS, ABD, EDB, SRT, DI, BAS... Es chocante que en lugar de eso se tienda al revés, y muchas marcas de coches ya ofrecen la posibilidad de quitar incluso el nombre del modelo de la parte trasera. Como en las radios de ahora, que aparecen muy pocos términos y logos.

    Que bonitas eran las radios antes, me gusta mucho la Emerson llena de logos, y ese color turquesa típico de los cincuenta. Pero la que me pierde es la Marvel, que bonita, es una obra de arte. Tenían unos diseños asombrosos y rebuscados que llamaban la atención, ibas a una tienda de electrónica y no sabias a donde dirigir tus ojos. Ahora son todas muy similares.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La invención del transistor supuso un salto de gigante para la humanidad a nivel tecnológico, no es ninguna broma, esto son palabras mayores, no existiría el mundo como lo conocemos actualmente sin los transistores, supuso una verdadera revolución a nivel electrónico, gracias a esta tecnología aparecieron con el tiempo los Chip y toda la electrónica a pequeña escala que conocemos en la actualidad, de hecho los relojes digitales no existirían sin la miniaturización de los transistores conjuntamente con el Cuarzo que también supuso otra revolución que dio paso a la era digital ¡Casi nada!

    Es curioso que hace años colocaran bien visible y en la carcasa de los pequeños aparatos de radio el numero de transistores, hoy en día con el avance de los Chips no tiene sentido poner el numero de transistores que puede tener una pastilla de Chip de un sofisticado aparato digital que puede superar tranquilamente miles de transistores integrados en un circuito integrado.

    Para el que quiera acercarse un poco más a la realidad aquí tienen un pequeño Video de esta invención genial llamada transistor.


    https://www.youtube.com/watch?v=f3IUVvJ2XgI

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el documental. Impresionante lo importante que es una pieza que parece tan insignificante.

    ResponderEliminar

El Imperio