22.10.15

Después de 30 años, hasta los jóvenes prefieren música de los ochenta


Esta semana decidí consultar la lista de música más famosa: la de los 40 Principales. Debe hacer por lo menos más de 20 años que no repaso ese listado, la última vez lo hice mientras estudiaba en un curso de ofimática en el cual, por cierto, excepto un chico y yo, todo eran mujeres.

Tenía curiosidad por saber qué gustos tendrían los jóvenes y adolescentes de ahora, y Los 40 es una forma rápida y bastante cómoda de saber qué está triunfando. En mis tiempos eran Bon Jovi, Casal (Tino) y grupos como El Último de la Fila. Me imaginé que los más jóvenes de ahora escucharían algo diferente, pero mi sorpresa fue mayúscula.




El primero de la lista, el que es número uno en estos momentos, es Alejandro Sanz. Me quedé estupefacto. "¿En serio?", pensé. ¡Pero si ese ya estaba dando guerra cuando, a últimos de los ochenta, todavía sufríamos los últimos embates de Ramoncín o de Gabinete Caligari! ¿Pero como puede ser eso lo que escuchan los más jóvenes ahora? ¡Si sus canciones son más antiguas que yo! Luego seguí el resto de la lista, y la cosa no iba mejorando. Para nada. Entre ellos estaba Jennifer López, Antonio Orozco (otro antediluviano) y me sorprendió también que, en el resto de puestos, en casi todos, había música extranjera con grupos y solistas ingleses. Ningún grupo verdaderamente "nuevo" del panorama nacional. Era un espectáculo bochornoso. Los expertos dicen que con los ochenta se acabó la buena música, y parece que tienen razón. Y no solo la música: relojes, películas de cine, coches... siguen bebiendo todos de aquellos años. No inventan nada nuevo. Vas al cine y te encuentras con secuelas (cuando no descaradas réplicas) de La Guerra de las Galaxias, Regreso al Futuro, Terminator, Predator.... ¡Increíble!

Lo peor de todo no es solo eso. Cuando en los años ochenta consultabas la lista de la música más famosa (ojo, que no es la mejor) en Los Cuarenta, te encontrabas con un destacado grupo de artistas españoles: Los Elegantes, Asfalto, Cristina y Los Subterráneos, Objetivo Birmania... Hoy día los grupos españoles brillan por su ausencia. No creo que sea solo que no existan, sino que llegar a lo alto, con las imposiciones y presiones de las grandes discográficas que les sinteresa vender gilipolleces estilo Justin Bieber, lo tienen mucho más difícil. Inmensamente más difícil.


Gracias a que ahora Los 40 también están presentes en una enorme cantidad de países Latinoamericanos, pude consultar la lista de éxitos de algunos otros. Excepto raras excepciones -como Colombia- en el resto parecen listas clónicas de la española, y unos pocos artistas ingleses o estadounidenses se llevan todo el pastel. Da asco. Antes al menos esa lista de Los 40 tenía algo de interés, hoy da auténtico pavor.

Música refrita de los ochenta y grupos y solistas impuestos a talonario, es todo lo que puedes encontrar ahí.

Sin duda los setenta y los ochenta sentaron las bases de todo lo que se vivió después. No es nostalgia, es una realidad tan evidente que cualquiera la puede constatar saliendo a la calle o repasando cosas como este tipo de listas. Y es que lo que se viviá en aquellos años era auténtico, original, con identidad. Hoy, aparte de la presión por tenernos controlados (de ahí tantos circuitos cerrados de televisión y alarmas, jamás se han visto tantas cosas de estas, y eso que según las estadísticas la delincuencia desciende) y del único interés y dominación del dinero, no hay nada más.


Me gustaría decir y ver que estamos mejorando en algo, pero por desgracia es totalmente lo contrario. Las facilidades que tiene la gente y que veo a nivel de instituciones y sociedad, respecto a las que teníamos antes, distan un mundo. Lo mismo las alternativas para divertirnos o trabajar. Y que los jóvenes, sin quererlo o queriéndolo, escuchen en la radio la música y los cantantes que nosotros vimos crecer y triunfar hace ya años, es algo muy significativo. Porque no es solo cadenas como Los 40, sino que las emisoras que más triunfan son precisamente las que ponen éxitos del pasado: Cadena Dial, M80, Europa FM... La música de hoy no existe, y mucho me temo que nadie le pondrá un nombre a su género ni un apelativo, como en tiempos tuvo "la movida madrileña", la "ola de los ochenta" o la fórmula y la canción del verano, otro género en sí mismo de aquellos años.

Si es que hasta la misma radio musical nació en esas décadas. Sí, hoy inventaron la tecnología DAB, pero nadie la escucha porque es sólo para ricos, al menos las nuevas tecnologías que se lanzaban en esos años ochenta (relojes LCDs, radio FM stéreo, walkmans...) estaban a disposición de todos al mismo precio - e incluso más baratos- que los receptores de radio con AM o que los relojes a cuerda o que los reproductores de cintas casete. Pero hoy es justo al contrario: lanzan al mercado tecnologías excesivamente elitistas, con grandes márguenes de beneficios -para ellos- pero con poco calado social, porque son difíciles de acceder. Así la tecnología no es útil, ni se populariza ni se aprovecha. Así no se crean corrientes, ni se deja huella ni nacen movimientos. Antes había una ley no escrita de hacer tecnología útil para todos, ahora es sólo quien venda más y conseguir llenarse antes los bolsillos.

| Redacción: Radio Ibérica

2 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. La música de los 80´ esta a años luz de la música actual, la explosión de creatividad de esos años fue épica e irrepetible y no me extraña que la juventud vuelva la vista atrás, hay tantos artista que es imposible decidirse por uno , entre mís favoritos esta Phil Collins entre cientos y cientos de artistas, pero igual que en la música la excelencia abundaba en todo tipo de aparatos y artilugios como bien citas en el articulo,.

    Cantante extranjero de los 80´

    https://www.youtube.com/watch?v=zJx4x2ulAkE


    Grupo Español de los 80´

    https://www.youtube.com/watch?v=1Am_uvLrU54

    ResponderEliminar

El Imperio