21.10.15

¿Son reales las amistades "cibernéticas"?


Sé de gente que se han casado gracias a que se conocieron en el IRC. También sé de personas que unieron sus vidas gracias a páginas de relaciones amorosas (las actuales no, que son solo un sacacuartos y la mayoría de sus perfiles son falsos o de clones, hablo de páginas como Love Lycos, que realmente cumplían bastante bien su cometido), pero curiosamente mis mejores amistades no son cibernéticas. Más aún: en los casos en los que tuve una buena amistad online que creía que sería duradera y honesta, acabó en nada de la noche a la mañana.

En internet es todo tan temporal, inmediato, que tendemos demasiado fácilmente a, incluso sin quererlo, instrumentalizar a las personas. En el momento que no te sirven para algún servicio te olvidas de ellas, y no nos vuelven a preocupar. Es triste, pero así es.




La temporalidad, la caducidad que les damos a las personas que conocemos vía online es alarmante. No estoy hablando solamente en materia de amor o de creación de parejas, sino en cualquier relación amistosa. ¿Cuántas personas que hayáis conocido en internet desde hace cinco o diez años, mantienen un contacto estrecho con vosotros? Seguro que muy pocas. Y, entre estas, la intimidad que tenéis con ellas comparadas con la que tenéis con los amigos "de carne y hueso" seguro que no tiene ni comparación. Yo creo que tendemos a deshumanizar al otro, a ver más la máquina que a la persona que hay detrás.

Por Facebook no ando mucho, pero estoy metido en varios grupos de amistad y de contactos y lo que se ve allí es muy penoso. Mucho. Hombres que babean y se lanzan como bancos de peces por la primera muchacha que muestra su foto (aunque con una búsqueda de lo más elemental se pueda descubrir que esa foto ha sido obtenida de alguna web extranjera), poniéndole de todo y proponiéndole, también, de todo. Algunos de ellos miras sus perfiles e incluso están casados, o con novias. Pero da lo mismo: lo hacen igual.


Y mujeres que, ya de bien mañana, las ves mendigando un piropo o un halago proveniente de un desconocido al que probablemente no volverán a ver en su vida y al cual, si lo encontrasen por la calle, no solo no le hablarían sino que pondrían el grito en el cielo como se acercase a ella. Y sin embargo en Facebook se dejan "cortejar" y los engatusan sólo por sentirse un poco admiradas.

Por supuesto están en su pleno derecho: ellas al tratar de engañarlos, y ellos peleándose por un poco de atención de una fémina. Pero, aparte de perder el tiempo y de engañarse a sí mismos, no sé qué consiguen con esto.


Otros llegan al punto de adueñarse de sitios enteros en Internet para sus propios beneficios. Algunos de los responsables de páginas de contactos (como Pof) tienen "derecho de pernada" y primero han de "catar" ellos a las pretendiendas, para luego, si pasan el filtro, dejarlas al aire como "sobras" para los demás. Es una locura. Y lo sé porque me dediqué a averiguarlo durante un tiempo (creando perfiles de chicas y con cuidado, porque filtran las altas por IP). Cada nueva alta es un humano (una persona, y no una máquina como otras páginas de contactos) quien te "analizará". Si eres muy guapa, tienes un buen trabajo y un estado civil "interesante" conseguirás pasarlo fácilmente. Como seas competencia, y seas hombre, la mayoría de las veces te borrarán la cuenta (así mantienen el equilibrio entre hombres y mujeres, para que no se les llene el sitio de varones "buscando cacho" como ocurre en la mayoría de páginas de contactos, lo que es uno de los mayores peligros para muchos de estos portales).

Otras páginas, como Badoo, tienen otros procedimientos: ellos mismos dan de alta perfiles de chicas, la mayoría "caídas del cielo" y esperándote con los brazos abiertos, que se adaptan como un guante a tu perfil. Gracias a esto muchos pican como salmonetes, y cuando se dan de alta y pagan sus servicios (servicios de renovación automática por defecto, los cuales son muy difíciles de luego anular o darse de baja) descubren con horror que han sido engañados por el truco más viejo del mundo (las curvas de una mujer), y se quedan llorando en un rincón esperando a una chica inexistente que les alegre la vida, y masticando su vergüenza tratando de que nadie en su círculo de amistades lo sepa, porque se reirían de ellos. Y es lógico. Si buscas un poco por Google verás la ingente cantidad de estafados y desilusionados por este tipo de páginas.


Y es que... Digamos las cosas claras: a diferencia de los hombres, en donde podemos ser atraídos por lo visual y excitarnos con ello, el proceso mental de las mujeres es radicalmente diferente. Todo el mundo sabe -porque los psicólogos lo han repetido hasta la saciedad- que a las chicas se las atrae, más que por unas cochinas palabras en una red social, unos piropos o unas fotos de tus genitales, por el tacto (y el contacto). Una chica -por lo general- necesita sentirse más segura que un hombre, y no irá con el primero que encuentre -salvo que esté loca o demente-. Los hombres sin embargo perdemos la cabeza por cualquiera que nos levante un poco su minifalda, y por eso es que triunfan -y ganan tanto- las prostitutas, y sin embargo los "fulanos" se comen los mocos. Por eso es tan complicado que encuentres a tu chica ideal por internet, y aunque la encuentres, tienes muchas papeletas para que no sea la ideal, aparte de que estás comprando números para la lotería de hacer el ridículo y tirar tu dinero con engañabobos. Como no salgas a la calle, amigo, lo tienes crudo.

Por supuesto en internet no todo es malo en materia de relaciones. Es muy valioso para hacer amigas y amigos del hoy (y no del mañana), pero para ligar, internet es el peor sitio del mundo.


Pero bueno, si has caído en esa trampa tranquilo: no eres el único. Uno de los más famosos escritores de virus quedó un día amorosamente hechizado por una pelirroja inexistente de nombre Lorena*, y en las clases de diseño me pasaba las tardes colándome en los chats de los grupos, haciéndoles creer a todos que era una chica recién llegada a la ciudad. Cuando les dije que era yo... Bueno, casi me matan. Pero estas no dejan de ser bromas inocentes que no van más allá (porque al final todos acabábamos en unas risas), pero a otros les pasaron cosas mucho más serias. Cuántos no acabaron en Cuba, o en Rusia, tras soltar miles de euros en su "rubia gatita" y descubrir que les habían engañado como a idiotas, acabando delante de un campo vacío o una casa en ruinas creyendo que ese era el hogar feliz donde se la iban por fin "a cepillar". Repito: es el engaño más viejo de la historia, y aún a miles los siguen engañando con barbaridades y fraudes como Meetic, "Amor en linea", Badoo, eDarling, Pof y tantos sitios de palurdos.

No se si conocéis a alguien que trabaje en una agencia matrimonial, de esas "de las de verdad", de las de carne y hueso y no de las de perfiles con fotos en 3D descaradamente echas con el Poser. Bien, os dirá que las hadas no existen, y que para cien o doscientos perfiles de chicos tienen a diez o doce chicas con las que compartirlos. Imaginaos. Cuando a su agencia matrimonial les llegaba una mujer, bailaban por bulerías. Y, por supuesto, mientras los hombres pagaban reseñables cantidades de suscripción, a ellas todos los servicios les eran gratis. Claro que a cambio las pobres "trabajaban" a destajo: tenían que enfrentarse a dos o tres citas con desconocidos a la semana, un ritmo que las estresaba y llegaban a no saber con quién estaban quedando. Una de ellas me confesaba un día que llegó hasta el extremo de mantener la costumbre ya ni de hablar: espiaba desde una esquina a que su cita llegase, y en cuanto lo veía si no le atraía o no le inspiraba confianza, se iba y los dejaba plantados. "¡Es que había cada uno!", me decía.


Por desgracia los hombres cada vez lo van a tener más difícil para ligar. Ya no es como antes en donde la única salida para una mujer era, prácticamente, casarse o hacerse monja. Por fortuna para ellas (por desgracia para muchos) ahora no son tontas, cada vez exigen más y, a diferencia de los varones, que necesitan sexo desesperadamente, ellas normalmente pueden prescindir de un hombre (incluso ya ni para procrear lo necesitan).

Hoy las mujeres ocupan la mayoría de cargos que antes tenían los hombres: desde instituciones hasta supermercados. La mayoría de puestos de trabajo (exceptuando la construcción y algunos pocos más) prefieren a mujeres. Excepto en los cargos de más responsabilidad, pero eso es solo cuestión de tiempo el que también los ocupen.


Los hombres somos un género a extinguir, asúmelo. Como en la industria cárnica -las mejores carnes son las de hembras en casi todas las especies, y las más apreciadas- e incluso en peletería -las mejores pieles y plumas también son las de hembras- a nosotros solo nos queda un papel cada vez más inútil e insignificante. Somos los que en términos informáticos se denomina un recurso prescindible. Mira lo que consumen los hombres: casi todo, desde publicidad hasta productos tecnológicos y coches, realizados por mujeres. Y lo que consumen ellas, desde maquillaje hasta ropa (la moda femenina rinde cuatro veces más que la masculina a las cadenas textiles), todo centralizado en productos para ellas. Los hombres no interesamos para nada, y ya ni siquiera para mercadear.

Nuestra única alternativa es darles pena y que nos alimenten, vamos, más o menos lo que hacían ellas siglos atrás para que un hombre las mantuviese. Por desgracia para nosotros, estamos en desventaja y no tenemos ni curvas ni atributos sensuales para encandilarlas. Así que, como no se enamoren de nuestra barriga cervezera, poco más podremos ofrecerles.


Mientras, muchos tontos aún siguen soñando con ellas en Facebook o pagándole a Badoo a cambio de chatear con una muñeca hinchable. Si son felices con eso mejor para ellos, porque encontrar a una de carne y hueso que nos tolere nos va a dar risa. Piensa solamente: ¿cuantas de las que son tan admiradas, te han enviado peticiones de amistad para ser tus amigas? Pues eso. Lo tenemos crudo amigos.

*: El nombre no es el real.

| Redacción: Radio Ibérica

2 comentarios :

  1. Muy interesante este análisis que haces sobre las páginas de amistad y ligoteo. Un tema muy tabú hoy en día, pero muy popular, tanto para temas fraudulentos, como lícitos.

    Échale un vistazo a esto: http://www.javiergutierrezchamorro.com/ligoteo-internacional/2328

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, el complemento perfecto, muchas gracias por el link Guti. Me ha recordado a esos emails que de vez en cuando aparecen en la bandeja de entrada: "amigo mio muy querido quiero usted con gracias es una gran persona lo amo, me gustaria con usted escribirme y pasar agradable rato..."
      Tipo: "estoy solita no tengo a nadie pero soy multimillonaria y estoy muy buena, ven a por mí" :D

      Eliminar

El Imperio