6.10.15

La radio en la que podías reemplazar el exterior


Algo que deja patente el cambio de tiempo y filosofía que vivimos son detalles como este. Probablemente muchos no lo recordaréis, pero antiguamente los receptores de radio solían incluir en su parte posterior un esquema eléctrico de su circuito y componentes. El fin del mismo, obviamente, no era el de formar técnicos electrónicos "por el mundo entero", sino que tenían dos importantes y curiosas razones para estar ahí.

Una de ellas era servir de guía a los técnicos en la reparación. Porque sí, se reparaban, no se tiraban a la basura. El técnico podía conocer qué pieza sustituir, dónde estaba e incluso cómo acceder a ella.




La otra función curiosa era la de... Sustituir la carcasa. En efecto. Muchos de los circuitos electrónicos estaban ensamblados de una forma que se podía extraer retirando unos pocos tornillos, sin demasiados conocimientos técnicos. Como la radio debía estar destinada a sufrir todo tipo de golpes, desgaste exterior, e incluso caídas, el comprador podía ir al servicio técnico y pedir la carcasa, el exterior de la radio, el plástico, que era lo que menor coste tenía.

Esa filosofía, y esa forma de pensar teniendo en mente la reparación, sería impensable hoy día. Hoy nadie se imagina que nos vendan un smartphone, por ejemplo, con un sistema en donde sea fácil de reemplazar su exterior. De hecho ya muchos de ellos ni siquiera permiten que su propietario intercambie las baterías, confiando en que cuando la batería se agote (con la demanda energética que requieren, será un hecho que se dará más pronto que tarde) el cliente adquiera un móvil totalmente nuevo o, como mínimo, deje el aparato en el servicio técnico de la marca o del operador para que se gaste en él una buena suma de dinero.



| Redacción: Radio Ibérica

1 comentario :

  1. Una política admirable, y que con el precio que cuestan las fundas oficiales de smartphones, tabletas, y otros dispositivos electrónicos personales, ya podrían rescatar.

    ResponderEliminar

El Imperio