29.11.15

Mi opinión tras dos semanas probando Brandcrumb


Brandcrumb es uno de tantos servicios de pago por publicidad que están creciendo como las setas, y que últimamente están llevando a cabo una feroz campaña para potenciar su presencia en España. Tras "bombardearme" a correos en los cuales destacaban sus bondades y lo mucho que me estaba perdiendo por no incluirles, y, a la vez, en mi constante búsqueda de estas últimas semanas tratando de buscar un patrocinador decente para los blogs (o, al menos, un servicio que diera algo de beneficios por encima de los ridículos ingresos que otorga AdSense), con el fin de no tener que ir dejando de publicar en ellos -por desgracia, al final no lo he encontrado, dicho sea de paso-, me animé a probar Brandcrumb.

Tengo que decir que el proceso de registro no es nada engorroso, y aunque para incluir los códigos HTML que tienes que poner en el blog se necesitan unos mínimos conocimientos técnicos, creo que cualquier persona puede hacerlo (además, ofrecen una guía rápida muy sencilla y que lo aclara todo muy bien).




Tras bastantes días de pruebas, sin embargo, me decepcionó muchísimo. En primer lugar, los links de publicidad que, supuestamente, insertan ellos automáticamente mediante el código que te dan, aparecen esporádicamente. En algunas ocasiones puedes estar con la publicidad en el blog sin link alguno (o sea: sin generarte ingresos), y en otras tardan más de un día en aparecer, aunque la marca de la que hables tenga una campaña activa con ellos. Me explicaron que eso estaba hecho así a posta, que -dependiendo de una serie de valores que ellos solos sabrán cómo los gestionan- en algunos momentos aparecen los links de pago en tu blog, y en otros no. Eso me llamó la atención muchísimo, y te hace sentir un poco como si estuvieras haciendo el tonto: estás hablando de una marca y resulta que la publicitas gratis, por la cara, durante el tiempo que ellos consideren oportuno.

Pero lo que de verdad me hizo eliminar definitivamente su publicidad fueron los bajísimos ingresos. Para llegar al mínimo en el que ganas dinero -que son 50 €, menos de esa cantidad no te la pagan-, lo he calculado y al ritmo que llevaba tenía que tener su publicidad durante año y medio. Dicho de otra manera: tenía que estar publicitando sus marcas un año y medio para ganar 50 míseros euros. ¡Año y medio trabajando por 50 €! ¿Pero esta gente qué se ha creído? Obviamente es ridículo. Cierto que, una vez insertado el código, no tienes que hacer nada más, no como otros gestores de publicidad o plataformas, donde tienes que andar introduciendo a mano cada código de marca según tengan campañas o no, pero eso, que parece una ventaja, acaba siendo un arma de doble filo: de esa forma ellos pueden desactivar "a distancia" tus links, y pueden tenerte un mes, dos, o el tiempo que quieran, con su publicidad en tu blog sin generar ingresos. Imagínate que llegas a los 47 € tras muchos esfuerzos, y cuando te queden dos para cobrar hagan eso. Es intolerable.

Pero eso no es todo, sus ingresos son bajísimos si los comparas con otras plataformas de publicidad rivales, en las cuales te pagan por cada campaña, al finalizar la misma, hayas generado dos euros, cinco o veinte. Y si me dí de baja en ese tipo de plataformas porque la cantidad que ganabas era minúscula (con beneficios tan ridículos de a 0,01 céntimo por click, o incluso menos), en las cuales para ganar un euro tienes que destacar muchísimo la publicidad (y molestar con ella también mucho a tus lectores), ¿cómo iba a seguir con Brandcrumb, siendo ellos el doble de malos y encima con menos beneficios?

Otro de los desastres de Brandcrumb que no me gustó nada es la nula información que dan. Se molestan mucho en que te des de alta, en que abras una cuenta con ellos, en que todo va a ser muy bonito, y luego cuando tienes algún problema, quieres ponerte en contacto con ellos o te surge alguna duda, ahí te pudras. Jamás me contestaron a nada y ni se molestaron en atender mis correos, y solamente me escribieron cuando se dieron cuenta que había quitado sus links en uno de los blogs donde los había puesto. Ahí sí que se dieron prisa en escribirme.

Y por último, y también indignante, es que no te puedes dar de baja. En efecto: en Brandcrumb no hay link para darte de baja, no puedes anular la cuenta y, más aún, no puedes anular los blogs una vez dados de alta. No puedes borrar los blogs que pongas, una táctica que me desquicia, que es bochornosa y que, por desgracia, suele ser muy habitual en este tipo de plataformas, donde puedes darte de alta muy rápido, pero ni se te ocurra darte de baja, porque no te dejan. Por fortuna lo que sí puedes hacer es quitar el código de ellos en tu blog o web, y dejar de anunciarlos, es la única solución que queda para quitarlos de enmedio una vez te des de alta.

Mi consejo, por tanto, es que si os llega un correo de Brandcrumb u os entra la tentación de daros de alta con ellos, corráis de su lado y pongáis pies en polvorosa lo más rápidamente posible, eliminéis sus correos y los llevéis a la carpeta de spam. Os ahorraréis muchos disgustos. Porque beneficios, lo que se dice beneficios, no os van a dar ninguno. Más bien lo que os darán serán dolores de cabeza.

| Redacción: Radio Ibérica

3 comentarios :

  1. Desgraciadamente hay muchas plataformas así, con bajos precios (a la página), que no al anunciante, y poca relevancia en los anuncios que muestran.

    Nos guste o no, AdSense, sigue siendo el líder, y parece que a Bing, y otros grandes, es algo que les da miedo, al menos en España.

    Yo también he ido probando unos cuantos, y al final, para generar 0,2€, no te compensa, ni haberte registrado, y poner el código.

    ResponderEliminar
  2. Muy de acuerdo contigo.
    En vez de perder el tiempo en generar dinero para nuestros blogs, deberíamos crear una comunidad en donde compartir nuestras entradas y tratar de que Google nos valore y nos posicione. De esa forma, la gente entraría y podríamos trabajar el archiconocido Marketing Inbound de forma personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, no es mala idea

      Eliminar

El Imperio