20.6.16

Películas de extraterrestres: La montaña embrujada


La factoría Disney volvió a explotar la temática alienígena en una película entretenida pero con muchas lagunas y una historia bastante insostenible. Aunque, insisto, es entretenida -gracias a la casi constante continuación de acción que te mantiene pegado al sillón- el espectador no debería esperar nada más ni ningún otro trasfondo que el de, simplemente, pasar el rato. Incluso se le podría achacar no solo de enormemente previsible, sino de en cierto grado incluso machista.

Salva algo la situación los papeles de los dos niños protagonistas, dos preadolescentes que saben mantener en todo momento ese extraño aire de entes "paranormales", sin caer en la sobreactuación o, lo que sería aún peor, sin acabar "descafeinados" como en muchas cintas ocurre, en donde el alienígena según pasan los minutos se vuelve más "humano" y sentimental, echando por tierra toda la exótica magia que inicialmente pudiera haber conseguido inspirar.




Pero ahí termina todo lo bueno de esta cinta de Walt Disney Pictures, la cual pareciera realizada ex-profeso para que los más pequeños pasen un par de horas distraídos en el cine, sin mayores pretensiones que las de no molestar a sus padres.

La historia comienza cuando unos niños alienígenas estrellan su platillo volante en la Tierra, y a partir de ahí ocurren una serie de vicisitudes para recuperar la nave y, con ello, regresar a su planeta y evitar así que nos invadan desde su mundo. Por en medio se mezclan los militares, que quieren conseguir a toda costa secuestrarlos para -lo de siempre- realizarles una autopsia. Como veis, argumento simplón y socorrido donde los haya. Para aumentar todavía más el despropósito los militares no quieren hablar con ellos, ni interrogarles, ni siquiera pedirles ayuda para abrir su nave que -no podía ser de otra forma- no consiguen desvelar cómo funciona. No: lo único que quieren es "abrirlos en canal".


El papel de villano principal, caracterizado por Ciarán Hinds (Henry Burke en la película) que representa a los militares de USA, no podía ser más desacertado. Hinds ni tan siquiera logra dar sensación de peligro a pesar de que se pase media película escondido bajo unas enormes gafas de sol.

Pero lo más dantesco es el mensaje machista y violento que, sin ser palpable ni evidente, deja claramente entrever. El protagonista es un ex-convicto, encarnado por Dwayne Johnson (conocido por ser estrella de lucha en la WWE), que tiene a su lado una "supuesta" mente prodigiosa en la científica Dra. Alex Freidman (Carla Gugino), pero en lugar de servirse de ello soluciona la mayoría de las situaciones conflictivas del filme a golpes y puñetazos. Tiene aspectos que rozan la hilaridad: a pesar de que se enfrenta a un ejército de soldados, lo dejan a escasos metros de su objetivo para que vuelva a intentar acceder a la "montaña embrujada".


Por otra parte la mujer co-protagonista no tiene mayor anhelo -por lo que se deduce de la cinta- que conocer a los alienígenas, sin embargo el hombre protagonista tiene toda una lista de peticiones: borrar su historial delictivo, conseguir el coche de sus sueños -un Ford Mustang- y, por supuesto, llevarse a la chica, todo lo cual consigue al final de la película. La chica co-protagonista queda convertida así en "su premio", una especie de trofeo que luce en los créditos finales mientras hace quemar rueda con su coche a toda velocidad por las calles de Las Vegas.

Otro gran error son los efectos especiales. Aunque la nave alienígena, que es un platillo volante, está bien y es "pasable", los alienígenas tienen poderes de serie B, como la telequinesis (aunque según ellos todos los humanos los tienen, pero "ocultos"...), mejor ni lo comentemos siquiera.


Otro fallo garrafal es hacer de los niños seres alienígenas. El maquillaje, sus peinados de "chicos perfectos" que ni en las más alocadas secuencias se despeinan hacen de ellos una pomposidad y "repipipiosidad" que acaba causando náuseas. Uno esperaría que con todo el potencial y los millones que tienen en Disney, los alienígenas fueran menos "humano-centristas" y realizaran a dos seres que, sin dejar de ser niños, pudieran ser claramente alienígenas. Es poco creíble que en un planeta a miles de años luz de la Tierra sus habitantes sean tan "perfectamente-humanos" y tan "elegantemente-perfectos". Casi como si los hubieran extraído de un internado suizo.

Por último, el guerrero que envían desde su mundo para combatir a la raza humana parece un ente de pega y metido a calzador, que aparece solo en los momentos más evidentes para que los protagonistas puedan escapar o ponerse a salvo. Su disfraz intenta simular un hombre-máquina cuando realmente dentro del mismo hay un soldado de carne, y aparece opaco y bastante bisoño. De hecho cualquier uniforme de combate de un militar terrestre causaría mayor impresión que el exceso de látex del soldado alienígena.

En suma, una cinta para olvidar, con evidentes lagunas y solamente recomendable para niños pequeños sin el suficiente juicio -ni las exigencias- como para demandar algo más. Entretenida para pasar un buen rato en familia -o para perder el tiempo-, pero excesivamente floja para considerarla de calidad, ni en su historia ni en su estética. Eso sí, al menos es movida y no la cinta sentimentaloide propia de muchas películas de Disney, y eso es de lo poco que hay que agradecer.



| Redacción: Bianamaran.Duraderos.com

3 comentarios :

  1. Bueno, al menos el meme estuvo de moda hace unos meses...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. La película es entretenida, la he visto 2 veces en TV que ya hay que tener ganas, a mí me gusta más la segunda parte cuando sale la morena aficionada a los OVNIs, con respecto a los niños más que extraterrestres parecen dos chavales poseídos, pero bueno, como es una película de ciencia ficción todo vale.

    Con respecto a la factoría Disney habría mucho que decir, mirar lo que dice este sensacional crítico de cine James Wallestein que es el Carlos Pumares de la Red, debería de cuidar un poco más su lenguaje pero por lo demás a mí me entretiene mucho cuando quiero ver una crítica de cine imparcial.

    James Wallestein

    https://www.youtube.com/watch?v=Rruu6k_siws

    ResponderEliminar

El Imperio