26.10.16

Mi pequeñito Alfa-Romeo


Cuando era pequeño los juguetes de los que disponía eran bastante escasos, y fruto de diversas vicisitudes y cambios de domicilio los había perdido casi todos. Así que cuando un día me encuentro en un vertedero de un pueblo un Alfa Romeo 33, en color blanco, minúsculo, me llevé una alegría tremenda. Era un coche que podía llevar conmigo en el bolsillo, guardar en cualquier rincón, y como tenía muchos detalles -a pesar de su minúsculo tamaño- también podía admirar.

Por desgracia acabó aflojando entero -era de plástico y estaba unido por dos piezas que se superponían-, desarmándose y con el sistema de engranajes -tenía un pequeño mecanismo con contrapeso- hecho polvo, de manera que lo acabé teniendo que tirar.




Siempre quise volver a tener un coche parecido, que me recordase en cierta manera aquellos años y que pudiera conservar como adorno, dada mi afición y lo que me gustan los automóviles. No son difíciles de encontrar, ni de comprar, pero estas cosas no tienen el mismo valor si te encuentras con ellas o te las regalan, en lugar de comprarlas.

Entonces un buen día, hace muchos años ya (debía ser alrededor de 2003 o 2004, no estoy seguro, porque el 147 apareció en el 2000) mi hermana me trajo esta pequeña "joyita". Casualidades de la vida, parecía estar predestinado a los Alfa Romeo porque, en efecto, volvía a ser otro Alfa, aunque en este caso el pequeño Alfa Romeo 147.


Aunque los materiales son buenos (la carrocería es de latón) y tiene detalles como neumáticos de goma (a pesar de sus minúsculas dimensiones), el acabado deja mucho que desear, prueba evidente de su fabricación china y muy lejos de la calidad en los detalles que recordaba del Alfa Romeo 33 que tenía. Por ejemplo, en este la parrilla va pintada, mientras que en mi anterior 33 iba grabada y modelada en la propia pieza. Claro que el Alfa Romeo 147 era de plástico, y es mucho mas fácil (y barato) grabar esos minúsculos detalles en un molde de resina, que no hacerlo sobre metal. Aún así hay otras cosas que tiene que mejoran al que encontré en el vertedero de niño, por ejemplo éste tiene los faros de plástico transparente, retrovisores, e interior bastante pasable.

Otra ventaja es que es un coche que me gusta mucho (casi todos los Alfa Romeo me gustan, excepto el último Giulietta, quizá, que es el que menos me agrada, y el que más me entusiasma de la línea actual es el 4C Spider), aunque lo que menos me atrae es su color -prefiero los borgoña o blancos para coche-, pero esos son detalles menores que no disminuyen el autentico valor que tiene el coche para mí. Y estoy seguro que, si de pequeño lo hubiese encontrado, hubiera disfrutado de él también como un enano. Nunca mejor dicho.








| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

4 comentarios :

  1. Como aficionado también a los coches, tengo algunos a escala. Yo opto por modelos que dudo que pueda comprarme alguna vez: Porsche 911 Turbo, Dodge Viper, ...

    El Alfa 33, era un coche que me encantaba, sobre todo uno de los últimos 1.7QV, que tenía un pequeño alerón. Claro que como la versión 3 puertas, o sea el Sprint, nada.

    Que personalidad tenían los Alfa Romeo de aquella época.

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas, el 33 era guapísimo, y aquellas ópticas traseras ahumadas ya eran el no va más :D Siempre me gustaron mucho los coches de dos volúmenes y medio (alfa 33, ford escort, audi A3 sedan...), es curioso Guti, pero nunca hubo muchos de este tipo de diseños en el mercado.

    El dodge viper menudo maquinón, no apuntas alto ni nada :D

    ResponderEliminar
  3. Sí, también a mi. El 33, el Escort... En esa época debían estar muy de moda.
    El Viper no es mi favorito entre los americanos, siempre fui de Corvette, pero no lo tenían jaja.

    ResponderEliminar
  4. Bonito coche, yo tenía a escala un Citroën Tiburón precioso, todo metálico, mediría unos 10 Cm, antes se llevaban mucho las colecciones de coches y motos, qué tiempos…… Ahora la gente colecciona Smartphone..

    ResponderEliminar

El Imperio