12.1.17

¡Alucina! Nixon hace por fin lo que tanto le pedíamos a Casio


Como Casio no se ponga las pilas... Tarde o temprano tenía que pasar. Y ha pasado. Lo decíamos: "Casio, no te duermas en los laureles". Y se han dormido con sus smartwatches y potingues parecidos. Si Nixon ya lanzó el año pasado un smartwatch con lo mismo que el de Casio pero, encima, más barato (y con biseles a color, intercambiables), ahora asómbrate, porque han ido a tirarse a la yugular del fabricante japonés: a sus digitales, que los japoneses tenían -al menos hasta finales del año pasado- totalmente abandonados.

Y he aquí que presentan el nuevo BASE SS, un reloj que, por 125 $, ofrece caja maciza de metal (acero inoxidable), armis (no macizo, de láminas dobladas) también de acero, y un display "all-matrix" heredado de sus BASE TIDE.




Con estos modelos Nixon ("Casio" iba a poner..., ¡oh, madre mía! ¡Cuanto se le echa en falta a Casio algo así!) quiere rendir homenaje a los relojes retro, los ochenteros donde "reminiscent of an era when time travel seemed possible, or probable" ("los viajes en el tiempo se veían posibles, o probables"). El reloj tiene una resistencia al agua muy digna: 100 metros, y su módulo es muy completo, como la mayoría de digitales de Nixon: calendario automático (hasta el año 2099), iluminación EL, cronógrafo, doble horario, y temporizador.

Aún así, no es "el digital perfecto", por lo que aunque siendo un buen reloj, en Nixon no han logrado todavía "masacrar" a Casio. Sus principales carencias son sus pulsadores, que siguen siendo de plástico (policarbonato), que serán probablemente lo primero que echará para atrás a cualquier consumidor que busque un digital puro de metal. Además, el calendario muestra el mes y día, pero no hay posibilidad de poner mes, número de día, y nombre del día de la semana todo a la vez. Intolerable en un reloj digital de hoy (aunque bueno, Casio lo ha hecho en sus Pro Trek, y son más caros aún). Otro de sus grandes defectos es que sus displays son todos invertidos, por lo que la utilidad práctica se queda en nada, nula totalmente. Han hecho un buen reloj pero luego lo han echado todo a perder poniéndole ese display que no sirve para nada. Y, por último, y aunque no lo mencionan (probablemente porque no les interesa) es lo limitado de su autonomía, que conociendo sus módulos será en torno a los dos años y no mucho más.


De manera que le han dejado respirar un poco a Casio, le han dado una estocada, pero no lo han matado, y aún le han dejado una posibilidad de que los japoneses lancen un digital de metal bueno, y con uno de sus completos y sólidos módulos. Alguien en Casio debería ver esto, y alguien debería decirles que les están comiendo terreno. No es ni difícil ni complicado que en Casio cojan uno de sus módulos de Collection o de G-Shock, y hagan un digital de metal memorable. Es lo más sencillo del mundo. ¿Por qué no lo hacen? Ellos sabrán, pero me da a mí que no lo hacen porque siguen teniendo nulo -o muy poco- interés en lo digital.












| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

3 comentarios :

  1. Impresionante reloj, está claro que Casio tiene que espabilar con respecto a los relojes digitales de la gama Edifice, esperemos que empiecen pronto o cuando se quieran dar cuenta ya estarán fuera de este competitivo mercado.

    ResponderEliminar
  2. Asombra que consigan hacer eso. Lástima que como decís el módulo flojea un poco. Que no pueda visualizar día, mes y día de la semana, es bastante limitado. La pila además será escasa.

    Pero como dices, que Casio se ponga las pilas. Sino en pocos años, quedará desbancado.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, la verdad es que el reloj es una pasada, las asas me encantan, pero lo han echado todo a perder con los botones y el módulo. Y mira que el módulo del Tide tiene espacio para ponerle lo que se te antoje (en el Tide, la zona inferior visualiza las mareas), pero ni con eso.

    Por desgracia Nixon no es Casio, y para ver otra reinterpretación de éste, habrá que esperar otro año :D Aún así, si Casio no espabila no se que será de ellos, a no ser que esperen que todos nos volvamos ricos repentinamente y les empecemos a comprar relojes de mil y dos mil euros.

    ResponderEliminar

El Imperio