1.1.17

Sin puerto infrarrojos


Antes de la generalización del Bluetooth, cuando existían tantos problemas de interferencias con los sistemas de radio militares, Nokia adoptó una solución intermedia para compartir información entre teléfonos móviles: eran los puertos infrarrojos.

Nokia no fue el primero en hacer uso de esa tecnología con fines de entretenimiento, ya a principios de los noventa lo había hecho Casio en algunas de sus agendas electrónicas, que permitían transferir datos entre varios dispositivos sin conexiones físicas, creando una auténtica "red inalámbrica".




Pero fue Nokia quien hizo un uso masivo de este medio de transferencia de datos, el cual tenía varios inconvenientes (era lento, requería un contacto visual y directo entre los puertos IrDA, se veía afectado por los obstáculos físicos...), pero también tenía sus ventajas, como ser más seguro (precisamente por sus limitaciones), y menos contaminante en sus emisiones radioeléctricas (porque en el IrDA, al contrario que en Bluetooh, lo que sirve de medio de transferencia es luz, invisible al ojo humano pero luz, y no ondas de radio).

Además, el inconveniente de transferir datos se hacía menor al ser las imágenes de las cámaras de fotos de aquellos años de poca resolución. Es cierto que transferir canciones MP3 o archivos grandes ya era otro cantar, y uno tenía que esperar varios minutos pacientemente con el móvil enfrentado a otro movil, pero se podía hacer igualmente.


Como era lógico, pronto comenzaron a comercializarse periféricos de IrDA para el ordenador, expandiendo aún más las posibilidades de esta tecnología en unos tiempos donde no todos los móviles ofrecían conexión por cable o, en su caso, permitiéndonos prescindir de esta.

Durante algunos meses incluso, y en algunos modelos, Nokia llegó a ofrecer (y fue el único fabricante en hacerlo) conectividad IrDA y Bluetooth a la vez, dándole al usuario la posibilidad de poder usar tres tipos de conexión en cada momento, otorgándole una gran flexibilidad. Por ejemplo, podíamos usar Bluetooth para intercambios esporádicos y rápidos, cable para pasar archivos del y desde el ordenador, y finalmente IrDA para aquellos casos (por ejemplo en aviones en vuelo o en lugares con atmósferas explosivas) en los cuales la emisión de ondas de radio estaba prohibida o era peligrosa.

Modelos como los N93, los E61 o el 6151 ofrecían esta gran variedad de conexiones.


Aunque personalmente -supongo que como la mayoría- yo IrDA casi nunca lo usaba, si tenía Bluetooth, me encantaba disponer de esa tecnología y me encantaba ver el puerto IrDA (reconocible de un solo vistazo) en mi móvil.

Por desgracia Nokia, probablemente también motivada por la lógica de que incorporar IrDA ya casi como un adorno, y para evitar costes extra, acabó por retirarlo. Es una lástima porque IrDA, de seguir evolucionando, podría haber tenido usos muy interesantes, como por ejemplo servir de mando a distancia, o de lector de temperatura en superficie (e incluso como termómetro de emergencia).


Dado que el móvil es ahora un aparato que integra a su vez varios dispositivos (grabadora de voz, de vídeo, despertador, reloj, agenda, navegador, radio, linterna...) no estaría mal que ofreciera también cosas tan útiles usando tecnología IrDA. Además, esta tecnología no es cara, es más cara tecnología GPS o de displays a color.

Quién sabe si, en un futuro, la tecnología IrDA volverá a resurgir. Por mi parte admito que me encantaría, porque me agrada mucho su uso y le veo grandes posibilidades (incluso para usarla para capturar imágenes térmicas). De momento, no obstante, parece que a los fabricantes no les importa ignorarla completamente y prescindir de ella como si nunca hubiera existido. Es una lástima, pero por fortuna podemos recordar aquellos modelos de Nokia que sí la ofrecían en aquellos móviles tan añorados, admirados y bellos que fabricaban los finlandeses, antes de que Apple los engañase a todos con su espantoso smartphone.


| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

3 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, mí viejo Nokia 8310 que lo estuve usando al menos durante 8 años tiene ese puerto IrDA y nunca lo llegue a utilizar por carecer de prestaciones multimedia, actualmente con el Nokia 108 sí que uso ocasionalmente el sistema Slam (similar al Bluetooth) para transferir y recibir fotografías y me va muy bien.

    La nueva Nokia parece que ha aprendido la lección del pasado y todo apunta a que acabará uniformando todos los puertos y sistemas de comunicación, además de seguir utilizando el sistema S30+ para móviles básico y Android para los más complejos, esperemos que Nokia aporte aire fresco y renovado al espeso y aburrido panorama de la telefonía móvil actual.

    ResponderEliminar
  3. Deberían llevarlo. Más que nada para hacer como los Casio CMD, y poderlos utilizar como mando a distancia, jiji.

    Ahora en serio. Desconozco si el sobrecoste que tendría es de 10 céntimos o de 10 euros (no creo que más). En el segundo caso, sólo sería asumible en la gama alta.

    ResponderEliminar

El Imperio