24.4.17

Cómo guardar las extensiones de Firefox


Probablemente este artículo llegue un poco tarde, más que nada porque las extensiones de Firefox llevan bastantes años entre nosotros y porque artículos de esta índole pueden leerse en Internet desde hace tiempo, tienen ya años, y algunos ya han sido publicados en 2008 o 2009. Pero dos son las razones por las que he decidido hacerlo: la primera, porque este método no lo suelo ver mucho -en español, me refiero- y, la segunda, porque hace tiempo que quería tocarlo y nunca encontré la oportunidad.

Las extensiones de Firefox, o complementos son, como bien sabes, unos archivos que nos permiten hacer con el navegador muchísimas cosas que esa aplicación no puede hacer por sí sola. A mí, por ejemplo, me resulta muy útil la "Multiple Checkbox Checker", una utilidad que ofrece la posibilidad de activar (o desactivar) múltiples checks de una sola vez. Al utilizar html plano siempre que puedo, no se pueden manejar los checks desde javascript, y esta utilidad sí me permite hacerlo. Pero hay muchas más, y muy interesantes.




Las extensiones se guardan en archivos encapsulados con extensión .XPI, pero hay varios problemas con ellos. Uno es que, al reconocerlos el navegador por defecto, automáticamente instalará la extensión si queremos descargarla, y no nos la guardará. El otro problema es que las extensiones se guardan codificadas o con nombres que en muchas ocasiones no nos dicen nada sobre qué es lo que hace la extensión. Además, por defecto también se descargará la última versión disponible, versión que puede que no sea ya compatible con nuestra versión de navegador o que, simplemente, queramos instalar una versión diferente.

Como veis son múltiples aspectos que pasaré a afrontar uno por uno. Pero antes de nada, decir que existen "extensiones para gestionar extensiones", la más popular es FEBE (Firefox Environment Backup Extension) que, como su nombre indica, hace un backup de las extensiones que tengamos instaladas. El problema es que es, de nuevo, automatizarlo todo, y yo soy de los que prefieren hacerlo por mí mismo cogiendo "con mis manos" el archivo original y meterlo donde a mí me de la gana y ordenarlo como yo quiera, no dejar todo eso en manos de otro automatismo más que, a fin de cuentas, no deja de ser otra extensión.


Es decir: imaginaros que queréis -o necesitáis- reinstalar el navegador por cuestiones de que os cambiáis de ordenador, o por que lo tengáis afectado por un virus y queráis tenerlo todo limpio y nuevo. Con el sistema actual perderíais todas las extensiones y tendréis que poneros a buscarlas, sin embargo ¿no sería mucho mejor poder guardarlas todas en una carpeta y, llegado el momento, instalarlas manualmente? Suponed, además, que vuestro navegador es más antiguo y las nuevas extensiones ya no funcionan con él o que, simplemente, esa extensión que tanto usábais ha dejado de estar disponible. ¿No habría sido buena idea guardarlas?

Bien, para hacerlo uno de los consejos es acudir a dónde las tenemos guardadas actualmente, que suele ser "C:\Users\NombredeUsuario\AppData\Roaming\Mozilla\Firefox\Profiles", digo "suele ser" porque esto puede cambiar en nuevas versiones de Firefox, o porque en versiones anteriores no sea así. Ahí podemos cogerlas y copiarlas a otro sitio, el problema es que, como expliqué, muchas de ellas están guardadas con código de instalación, así que no sabremos muy bien para qué sirve -podemos abrir el archivo, bien es cierto, pero no deja de ser molesto- si queremos un día instalar determinadas extensiones y otras no. La otra alternativa es acudir al sitio de la extensión y, con menú contextual sobre el botón de descarga (donde pone "+ Agregar a Firefox") darle a descargar. Esto funcionaba antes, pero al reconocerla automáticamente en algunas versiones de Firefox no funciona. Además, obtendremos la última versión, que tal vez es la que no nos interesa.

¿Qué podemos hacer, entonces? Bueno, lo primero que necesitamos es un navegador con un gestor de descargas que pueda realizar una descarga directa, o sea: leer desde el original y descargárnoslo "en bloque". Yo utilizo el gestor de descargas de Opera, que para esto funciona a la perfección.


Acudiendo al sitio de la extensión, y dándole click derecho sobre el enlace de descarga, en lugar de descargarlo, lo copiamos. Obtendremos algo como esto:
https://addons.mozilla.org/firefox/downloads/latest/multiple-checkbox-checker/addon-549252-latest.xpi?src=dp-btn-primary

Para descargar y obtener el archivo original, es decir, el .xpi, simplemente lo tendremos que pegar en el gestor de descargas de Opera, de esta manera:
https://addons.mozilla.org/firefox/downloads/latest/multiple-checkbox-checker/addon-549252-latest.xpi

Ahora bien, ese "latest" indica que nos va a descargar la última versión, pero ¿y si queremos otra versión anterior? Las versiones anteriores se guardan dentro del directorio "versions" del site de Mozilla:
https://addons.mozilla.org/en-US/firefox/addon/****/versions/

Para acceder a ellas, simplemente sustituimos el nombre de la extensión, y se lo ponemos en lugar de los asteriscos que veis ahí, quedando de la siguiente manera:
https://addons.mozilla.org/en-US/firefox/addon/multiple-checkbox-checker/versions/


Nos aparecerá una página con todas las versiones -si existen- de la extensión. Poniendo el puntero del ratón sobre la que deseemos, veremos el botón de instalar y, para obtener la ruta al archivo .xpi simplemente lo podemos hacer con el botón derecho del ratón, como expliqué antes.

En Opera podemos -mediante el submenú del botón derecho del ratón sobre el archivo descargado- abrir la carpeta, coger el archivo original .xpi, y guardarlo donde queramos para instalarlo nosotros manualmente cuando lo necesitemos. Así tendremos todas nuestras extensiones favoritas en un lugar físico de nuestro disco duro, y estarán a nuestra disposición offline. Además, las tendremos guardadas con el nombre de archivo de la extensión, no en código, por lo que nos será más fácil también identificarlas.

| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

No hay comentarios :

Publicar un comentario

El Imperio