17.11.15

¡A secretaría!


Ayer por la tarde, al rato de haber escrito mi post sobre la Constitución, recibo un correo con el críptico remitente de "Secretaria de Presidencia". Me quedo un poco paralizado, pensando que ya había "metido la pata" y me llamaban "a secretaría" (como en el colegio, aunque a mí nunca me llamaban... No solía meterme en líos).

Lo abro pensando que rápidamente tendría que abrir otra pestaña en el navegador para arrancar el blog y asegurarme de eliminar el post que acababa de publicar aquella misma tarde. Pero cual sería mi sorpresa cuando veo que "la secretaría" era "la secretaria" (sin tilde), de la dirección de la Revista Capital y de Gestiona Radio. En el correo me pedían una confirmación de dirección para remitirme "El quinto elemento" del cual ya tuve ocasión de hablar aquí, ese libro tan conspiranoico y que nos presenta el lúgubre escenario de los más oscuros rincones de la Red.




Por supuesto, cuando lo tenga en mis manos haré un pequeño análisis de él y compartiré con todos vosotros lo que vea de interesante en su contenido (que seguramente será mucho, pero intentaré resumirlo). Quiero darle las gracias a Alejandro Suárez que entre tanta vorágine que estas semanas está viviendo pueda tener ese bonito detalle. La verdad es que es un libro al que tengo muchas ganas de "echar el guante" y el cual va, ahí es nada, ya por su tercera edición. Teniendo en cuenta que prácticamente acaba de salir al mercado, que ya hayan agotado tres ediciones dice muy mucho sobre el enorme éxito y el impacto mediático que está cosechando.

| Redacción: Radio Ibérica

7 comentarios :

  1. ¡Menudo susto te debiste llevar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, y que lo digas Guti :D

      Eliminar
  2. No me extraña que te entrara miedo escénico, hoy en día vivimos en un mundo donde parece que hay que pedir perdón por haber nacido, estamos plagados de perdona vidas, así que si te ves en la bandeja de tú correo cualquier mensaje extraño en una época en la todo está prohibido hasta respirar es normal que de pronto la imaginación se dispare y empieces a ponerte en lo peor, vivimos en un entorno con un clima emocional prefabricado, para crear miedo, somos esclavos de un miedo irracional que generan otros.

    Por suerte todo ha quedado en un susto, menos mal, me ha gustado mucho el gesto de Alejandro Suárez que alguna vez he visto en el programa Cuarto Milenio, estos detalles dicen mucho de su persona, seguro que su libro además de sincero está lleno de verdades que no quieren que conozcamos ya que quieren a la gente adoctrinada, voy a mirarlo en la librería.

    *Entrevista a Alejandro Suárez (Lo que dice es para estar muy preocupados: https://www.youtube.com/watch?v=mGUwLgxmhLw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el link Apolino, no había visto esa entrevista. Por cierto, ¿te has fijado en el reloj que lleva?

      Eliminar
    2. Hola Nelbu, lleva un reloj inteligente y me parece contradictorio, con lo que él sabe sobre seguridad informática que lleve ese reloj y un Smartphone te da a entender que ha claudicado, que prefiere seguir dejándose llevar por la marea tecnología antes que prescindir de ella, yo en su lugar llevaría un teléfono Nokia de los básicos y un sencillo reloj digital o analógico. ¡Hay que pregonar con el ejemplo! porque ya se sabe que las palabras se las lleva el viento.

      Eliminar
    3. Lo dudaba así que le escribí a Alejandro y se lo pregunté directamente, y amablemente me ha respondido que sí, que es el Apple Watch. Pedirle que nos lo prestara para hacerle una review sería demasiado ya, ¿verdad? :D

      Eliminar
    4. Estos chismes son el lado oscuro de la relojería… ja ja ja, si te atreves y te deja Alejandro adelante, pero no creo que se ofrezca tan fácilmente, en esos relojes la hora es lo de menos, debe ser complicado dejar un reloj de este tipo por la cantidad de información personal que llevan, mientras que un sencillo reloj digital Casio puede pasar de generación en generación, ya nos dirás como ha quedado la cosa al final.

      Eliminar

El Imperio