14.10.16

Los cambios (a peor) que nos vienen impuestos


Todos sabéis muy bien la batalla continua que llevo con los blogs en la plataforma de Google, Blogspot. Aparte de que no puedo hacer en ella lo que me gustaría (es sumamente estricta y muy poco flexible, al contrario que Wordpress, por cierto, que te permite ejecutar una gran cantidad de widgets), de cuando en cuando a los capos o mandamases se les ocurre rediseñarla y reformarla, y de un día para otro te ves en medio de una plataforma que trata tus posts, imágenes y todo lo que publiques, de manera radicalmente diferente a como lo hacía antes. La última ocasión fueron las galerías, que me obligó a reescribir buena parte del programa que uso para generarlas y a programar y diseñar una nueva aplicación de imágenes.

A pesar de que Google tiene de todo: foros, listas de correo, grupos de noticias... Nunca te advierten de nada. Paradójico el que una compañía, que se jacta de ser un macroimperio que abandera la tecnología, no haga uso de sus propios servicios para informar debidamente a sus millones de usuarios.





Típica página web actual: suciedad por todos lados

Blogger no es, ni mucho menos, el único servicio en tratar así a sus clientes y usuarios. Hace poco ya conté en este mismo blog cómo su navegador, el Google Chrome, me mandó a hacer puñetas porque tenía un sistema operativo según ellos "anticuado". O sea, que o me compraba un nuevo ordenador, o dejaba de usar internet.

Por fortuna hay alternativas, incluso con el propio motor de renderizado de webs del Chrome, y opté por usar el Iron, un navegador que tiene todo lo bueno del Chrome pero sin todos sus defectos (entre ellos el más molesto: un actualizador en segundo plano, que no existe en Iron). Además, Iron permite el uso del navegador sin instalación (portable), funcionalidad inexistente en el Chrome de Google.

Pero todo esto, siendo obviamente grave, pierde parte de su importancia cuando lo comparas con personas en donde esas "actualizaciones" (que en muchos casos son simplemente cambios para hacer sus servicios más "chulos" pero sin utilidad alguna) afectan a sus negocios, a su trabajo o/y a su forma de vida. Tal es el caso de la tienda online G-Stock Web que gestiona, como bien sabéis, Adan. Tener que dejar de usar los servicios y cerrar tu tienda porque a tu proveedor le apetece "colocarte" cualquier otra cosa que no fue la que adquiriste en su día y con la que te sentías cómodo es, francamente, lamentable.

Lamentablemente todos esos servicios no son nuestros, dependen de otros y poco podemos hacer al respecto para cambiarlos, aparte de patalear. Por eso me parece muy valiente y loable la decisión de Adan de cerrar, e irse a otra parte donde se sienta mejor. Espero que encuentre alternativas, que esa es otra.

Creo que todos estos tipos de servicios deberían hacer como Gmail, o al menos tener una filosofía parecida, en donde te ofrecen dos alternativas: en una de ellas tienes la opción de usar todos sus servicios avanzados, con iconos, scripts, dibujitos y extras muy "chulis" y, en la otra, puedes elegir tener un correo ligero, al más puro estilo de las páginas webs de antaño, limpio, rápido y en puro HTML.

Por desgracia cosas así no las implementan casi nadie. La mayoría (o todos), empezando por paneles de hosting, de dominios y servicios de correo, y terminando por blogs, y negocios como tiendas, solo te dan una alternativa, que es la última que hayan diseñado sus programadores, por sucia, lenta y engorrosa que sea.



La moda en HTML5 actual: páginas de extensión infinita en rollover

Desafortunadamente el HTML5 no ha venido a paliar nada de eso, de hecho ha venido a complicarlo más y ha añadido más basura a las páginas webs (algunas no pueden ni abrirse de tanta carga que les incluyen) y les han puesto a casi todas esas asquerosas páginas alargadas que se suceden en tramos, con imágenes que se superponen y en diseños realizados mediante composiciones interpretadas por script, en cuya realización se invierten horas de trabajo cuando antes se podía hacer lo mismo con un simple editor de imágenes y subiendo la imagen (ya formada) al servidor.

Es una pelea constante en la que el usuario tiene las de perder, lo sé, pero, por desgracia, otras de las víctimas también somos los editores de blogs y los que tienen servicios como tiendas, que nos vemos obligados a tener que pelear e invertir más horas (y más medios y ordenadores más potentes) para llegar al mismo fin que llegabas antes de manera más rápida y ágil. Ahora bien, si tan bueno era el procedimiento antiguo, ¿por qué se cambia? Porque hay que dar trabajo al departamento de informática, a los diseñadores, a las multinacionales del software y hay que vender ordenadores para que este mundo del consumismo exacerbado se siga moviendo y en China, Taiwan, Tailandia y tantas regiones de Asia, sigan contaminando produciendo esa tecnología que nos viene impuesta. Porque esta sociedad está fundada en el consumo atroz, y la informática no es ajena a ello.

Por ver algo positivo, decir que al menos quedan todavía algunos que ofrecen alternativas, como GNU, de manera altruista, que es la antítesis del capitalismo y una filosofía que todavía permanece en pie en el mundo informático. Eso sí, no se sabe por cuanto tiempo. Esperemos que mucho.

| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

1 comentario :

  1. En algunos casos, estoy de acuerdo en que esos cambios son pura moda, y que más que beneficiar al usuario lo perjudican.

    En otros, creo que los cambios son ventajosos para el usuario, y si consumen tantos recursos, no es tanto por la tecnología, sino por la dejadez de muchos programadores. Ahora se estila el Copy&Paste de código y librerías entereas. Da igual que sólo uses una llamada DOM que es trivial, tu incluyes los 100 KB minificados de jQuery y te quedas tan ancho.

    ResponderEliminar

El Imperio