21.10.16

Hoy, yo te invito al cine


Y te invito a ver una película de las de antes, de las de verdad, de cuando el cine tenía emoción y contenido. La película narra la historia dramatizada del sacerdote Lorenzo Massa, un religioso salesiano que llevó más allá de su cometido de evangelización el espíritu salesiano para con los niños y jóvenes. Su historia es realmente emocionante, en un clima de auténtica pobreza (más bien diría, miseria) supo sacar lo mejor de sí mismos a muchachos (y no tan muchachos) con recursos de lo más sencillos y, eso sí, una fe inquebrantable y una confianza absoluta en la voluntad del Señor.

La película, de 1954, es realmente entretenida. No solo es emocionante porque cuenta una historia tan enormemente bien hilvanada que te engancha desde un principio, sino que poco a poco, sin darte cuenta, te va sumergiendo en la historia de cada personaje hasta el punto de que te deja en ascuas ansiando el momento en cuando se solucionarán las cosas, y más aún: cómo se solucionarán, que ese es el auténtico dilema. No te esperes tampoco uno de esos "dramones" de llorar a moco tendido, no, ni mucho menos. "El cura Lorenzo" tiene un ritmo vivo, activo y continuado en el cual una emocionante escena se sucede a la otra, sólo con unos pocos momentos de respiro. O sea: lo disfrutarás.




En los primeros planos vemos la llegada de Lorenzo a su humilde parroquia en Argentina, en medio de un clima y un pueblo totalmente descreyente hasta tal punto que han obligado al sacerdote local a tener que "escapar" de allí. A misa únicamente asisten unas pocas ancianas del pueblo. Sin alardes, sin grandes aspavientos, con espíritu humilde y servicial, el sencillo cura va ganándose poco a poco a los parroquianos (incluso a los de peor calaña) con bondad y delicadeza. Como tienen que hacerse estas cosas.

Una película en donde no vemos al superhéroe de turno, ni al protagonista multimillonario o vengativo que todo lo resuelve con un arma en las manos. Una película de cuando el cine servía para contar historias, y era capaz de atraparnos y mecernos en una ráfaga de suave brisa. Una película, por tanto, para disfrutar del buen cine de antaño. Si aún no la has visto, descárgala o mírala directamente en Youtube, porque esto es lo que tiene de bueno también Internet: que nos permite acceder a tesoros como éste.



| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

1 comentario :

  1. Hace tiempo que no disfruto de ninguna película actual, mis últimas paradas impactantes en la década del +2000 han sido solo 2 “La pasión de Cristo” y “Gladiator”.

    Precisamente ayer estuve escuchando la banda sonora de dos de mis películas favoritas de los 80´ ”Cinema Paradiso” y “Ojos Negros” de Mastroiani, dos peliculones a cual mejor, ahora me falta la de “La misión” y “Érase una vez en América” otras dos bestias pardas de los 80´, en esa década disfrute como un enano del cine, que peliculones se hacían antes….

    De vez en cuando me gusta ver películas antiguas y no me importa que sean en blanco y negro, mirare la película este fin de semana y ya te cuento.


    PD: En clase de religión veíamos películas de este tipo, recuerdo con mucho cariño la de Cantinflas “El Padrecito”

    Gracias Bianamaran.

    ResponderEliminar

El Imperio