20.12.16

Los mejores regalos ya los tienes contigo


Abrí el regalo y casi me dieron ganas de tirarlo a la papelera. Era un portaminas y un bolígrafo, que hacían referencia a mi afición por la escritura, en un bonito estuche carmesí. Le dije a mi madre que dónde había comprado "aquella basura". Ella se sorprendió y me respondió que lo había hecho en una librería cercana. No era en unos grandes almacenes, en una tienda de los chinos o en una tienda de baratijas tan habituales ahora. No. había sido en una tienda "seria" y dejándose aconsejar por la dependienta. Como hacía siempre mi madre.

Yo, como tantos hijos, tan desagradecidos, ni me puse a pensar en ello. Usé el bolígrafo de malas maneras, descuidándolo. El portaminas lo perdí por ahí.




No fue hasta años después, cuando ella falleció, que me puse a indagar al caer en la cuenta de lo realmente bonito que había sido aquel regalo. Fue cuando descubrí que, para su economía al menos, aquellos modelos de útiles de escritura no eran precisamente baratos. Más aún: eran ediciones especiales en un color que ya no se fabrica y en un modelo que es imposible de encontrar. Tenían un diseño espectacular, con pulsador superior, como me gustan a mí los bolígrafos. Son los de ese tipo con los que me siento más cómodo. Y hasta esos modelos fueron producidos por tiempo limitado, así que no era, ni mucho menos, "un regalo cualquiera".

Estos días probablemente vais a regalar, y también vamos a recibir seguramente algunos regalos. Quisiera compartir con vosotros algo que no deberíamos olvidar nunca, una lección que me enseñó mi madre: el regalo es lo de menos. Os puede gustar mucho, os puede gustar poco, o tal vez no os guste nada. Pero repito: el regalo es lo de menos. El auténtico regalo es poder tener aún con nosotros a esa persona que ha pensado en hacernos ese detalle. Tu madre, tu padre, tu hermano, tu hermana, tu novia, tu esposa o esposo... Ellos son el auténtico regalo. Debemos pensar que estar con ellos es un privilegio, porque luego los echaremos mucho de menos. Lo sé muy bien.

Puede que solo hayan podido regalarnos el detalle más humilde, pero viniendo de ellos el valor monetario es incalculable, y se eleva hasta el infinito.

Solo tenemos, en esta vida, una pequeña franja de tiempo que nos es prestada para estar con ellos. Luego desaparecerán de nuestro lado. Tal vez ahora seamos inconscientes con esta realidad y no nos demos cuenta de la autentica profundidad de esta verdad, pero será así. Y los echaremos mucho de menos. No te acostumbres a verlos y despreciarlos como si siempre fueran a estar ahí. Tus seres queridos se irán de manera que, cuando te quieren transmitir lo que les importas y su amor en un detalle, aunque ahora te parezca banal, recapacita y piensa que es lo único que te quedará un día de ellos. Junto con sus recuerdos.


Así que aprécialos y, por favor, no hagas como yo. No dejes su regalo en un rincón, por humilde o insignificante que creas que es. El regalo, insisto, es lo de menos. Lo que de verdad debemos apreciar es a la persona de donde viene, la cual ha pensado en nosotros, ha salido a la calle, ha rebuscado en tiendas... Ha pateado aceras, ha peleado y sufrido a otros centenares de compradores que atiborran las tiendas y grandes almacenes durante estas fechas. Puede que hasta haya tenido que mirar, rebuscar desesperado o desesperada, por innumerables comercios, entre el agobio de las compras de estos días, expresamente para buscar ese detalle para ti. Quién sabe si incluso, quizá, quitó dinero de alguno de sus caprichos o de alguna otra cosa que le interesaban para poder comprarnos ese regalo a nosotros.

Puede que hasta estemos atiborrados de cosas y en su desesperación no sepa siquiera ni qué regalarnos, o que no encuentre nada que se adapte a su economía. Puede que tengamos nosotros mas cosas y medios que esa persona, y aún así nos quiera hacer un regalo. Puede que ya nos haya dado tanto, que pocas cosas le queden por darnos. Y aún así buscará qué poder regalarnos.

De modo que ni siquiera pienses en el regalo, cuando lo tengas en tus manos. Piensa en esa persona que ha dedicado tiempo y esfuerzo en ese regalo, y no solo en ese, sino en tantos momentos que ha invertido en ti. Y disfruta de su presencia, disfruta de ella, ahora que puedes. Luego la echarás de menos. Mucho de menos.

Feliz Navidad a todos.

Dedicado a ti, madre. Sí, me gustó tu regalo.

| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

5 comentarios :

  1. La acumulación de regalos es una banalización del verdadero significado de la Navidad, todos hemos pasado de alguna manera por situaciones similares a la tuya

    Feliz Navidad Bianamaran y gloria por siempre al Señor Jesucristo, nuestro salvador, Amén.

    ResponderEliminar

  2. Jesucristo nació y murió por tí, para regalarte la vida eterna, solo tienes que aceptarlo en tú corazón y el SEÑOR Jesucristo te perdonará todos los pecados, pasando a formar parte de su familia, convirtiéndote en hermano de Jesús y por lo tanto en hijo de Dios.

    Amén

    ¡Feliz Navidad!


    https://www.youtube.com/watch?v=b2Eff9xV6wg

    ResponderEliminar
  3. Feliz Nochebuena Apolino, a ver si el nuevo año nos va mucho mejor a todos. Abrazos querido amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Bianamaran, que el SEÑOR te bendiga y proteja y que nos allane el camino pedregoso de estos últimos años, que nuestras andaduras de este próximo año sean iluminadas por nuestro Señor Jesucristo.

      Amén, Hermano.

      Eliminar

El Imperio