8.12.16

Solución (parcheada) a mis problemas con el ordenador


Como puede que recordéis, hace un tiempo tuve problemas de sobrecalentamiento con el ordenador, que se volvieron insostenibles porque se estropeó el interruptor de encendido y varias cosas más. En definitiva, que acabé sin PC.

Gracias a un familiar conseguí un notebook que, aunque estropeado, pude reparar. Como es muy habitual (los foros están llenos de la misma casuística) en ese tipo de aparatos de la misma marca (Asus, es innato a ellos) el teclado se estropeó, cosa que también reparé, pero luego acabó estropeándose de nuevo y era ya insostenible (e irreparable), por lo que volví a quedarme sin ordenador por segunda vez.




Una amiga muy generosa (a la que de nuevo le doy las gracias desde aquí, aunque hace tiempo que no sé de ella) me trajo desde Madrid este portátil que ahora tengo, con el cual llevo ya más de un año sin darme ningún problema.

Pero hace unos días, ¡horror!, otra vez se volvieron a repetir problemas de sobrecalentamiento, de manera que me hicieron despertar todos los fantasmas y, como me conozco los síntomas por haberlos sufrido ya bastantes veces, cuando tras varios apagados "repentinos" y de emergencia, decidí consultar los sensores, mis peores temores se confirmaron: la temperatura superaba los 100º C., una alarmante temperatura que hacía que, a modo de protección, la BIOS del sistema apagase el ordenador, por excesivo recalentamieno de los circuitos (y para evitar que éstos colapsaran).

Realizado el diagnóstico, sólo me quedaba una solución para poder continuar usándolo: enfriarlo, pero ¿cómo?


Antes de eso, lo primero que tenía que mirar era cuánto se recalentaba, por lo que decidí recurrir a una aplicación que monitorea constantemente la temperatura de nuestro ordenador, una utilidad llamada CoreTemp.

El siguiente paso era retirarle la batería. Al ser un portátil, usándolo enchufado con la batería instalada hacía que la temperatura subiese más (y más rápido). La batería la usaba como improvisado SAI, pero ahora lo esencial era refrescarlo y la función de SAI quedaba en segundo plano.


Tras retirársela, se me ocurrió ir a la tremenda para solucionar el sobrecalentamiento, y decidí usar un pack de hielo, un acumulador. Recordé que tenía uno de los que utilizan en los hospitales, así que lo puse debajo del portátil, suficientemente aislado por un plástico. Tras varios minutos de uso comprobé que era una solución ideal: la temperatura no subía apenas, aún con mucha carga de trabajo. Lo apagué, lo desenchufé y al pasar la mano vi que la superficie del portátil estaba gélida, pero mi gozo se fue a un pozo porque, a la vez, descubrí que se empezaba a formar condensación (por la diferencia de temperaturas). Si usaba ese sistema podría generar humedad en los componentes electrónicos, pero no solo eso, peor aún: podría producir un cortocircuito. Ya sabéis que la electricidad con el agua son una nefasta combinación.

Entonces decidí cambiar de sitio el pack de hielo, y en lugar de ponerlo pegado, ponerlo junto al disipador externo de calor del PC. Aunque no estaba convencido, esperaba que la temperatura más baja alrededor del pack fuera suficiente como para enfriarlo. Como podréis suponer, no funcionó: el entorno estaba frío, pero en cuanto el ordenador comenzaba a generar calor, el ambiente alrededor se calentaba más que la capacidad de enfriar el entorno que tenía el pack de hielo.


Tenía que ser algo externo que enfriase con la suficiente fuerza, y entonces me acordé de los ventiladores portátiles que funcionan a pilas. Decidí probar con uno y ¡funcionó! Puesto frente al disipador, la corriente generada era suficiente como para mantener el PC en torno a los 20 grados, elevándose a un poco más de 30 con mucha carga de trabajo. Como veis, temperaturas muy bajas y muy lejos del rango de seguridad en el que la BIOS corta la corriente.

Pero el ventilador externo tiene varios problemas: arma un ruido escandaloso, pareciera que estés asistiendo a un espectáculo de exhibición aérea, pero bueno, eso lo puedo aguantar (más o menos). El otro es un problema más grave: su consumo. Por desgracia, el ventilador (de China) no especifica la potencia en watios, con lo que uno podría saber más o menos su consumo, solamente pone que funciona con 5 voltios de tensión (tres pilas AA de 1,5 voltios). Por eso lo que he hecho para aprovechar paquetes de pilas es "puentear" una, de forma que funcione solo con dos pilas AA en lugar de tres. El ventilador tiene menos potencia, pero aún la suficiente como para enfriar el ordenador y así me permite extender la vida de las pilas.


Es cierto que tiene la opción de enchufarlo vía USB, pero dejando aparte que eso supondría dedicarle un puerto para él solo (solo me queda uno libre y lo necesitaría para el disco duro externo), en la casa donde estoy no puedo arriesgarme a tenerlo enchufado todo el rato sin saber si consumirá demasiada electricidad, porque no es mía (estoy en ella "de prestado").

De manera que si veis que falto unos días ya podéis suponer por qué es: porque no me quedan pilas. (Y el próximo que me diga que internet es gratis...).




| Redacción: Bia Namaran

3 comentarios :

  1. Una idea brillante, que debería hacer que diéramos más valor a tus contenidos. No sólo dan que pensar, sino que además se han creado en condiciones que distan mucho del ideal.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No había visto esta entrada, menuda situación, yo a los portátiles los pongo sobre superficies frescas (sobre un cristal de escritorio…) y con la salida del ventilador bien aireada, también paso el aspirador por las ranuras de ventilación todas las semanas para que no se cuele polvo, pelusa y acabe recalentando al portátil al atascar el ventilador, también es importante no carga mucho de volumen de trabajo a este tipo de ordenadores viejos, me imagino que debes tener un AMD o un portátil con un viejo Pentium, pero hay trucos como situar a estos portátiles en superficies frescas, elevar unos centímetros al portátil por las 4 esquinas... Mejores que colocarles ventiladores que al final con tanto aire se acabará llenando todo de polvo.

    Los portátiles baratos y finos con los procesadores Celeron N3050 y compañía son perfectos al no necesitar ventiladores, pero bueno, eso quizás para un futuro portátil, yo con uno de estos Celeron baratos tengo de sobra.

    Suerte con la aireación y ventilación de la bestia portatil, estaremos al tanto en los Blogs.

    ResponderEliminar

El Imperio